Centros penitenciarios

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 20 (4835 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
III. TRÁFICO DE DROGAS EN CENTROS PENITENCIARIOS
Es de público conocimiento que una gran mayoría de la población reclusa es consumidora habitual de una completa colección de sustancias ilegales. A nadie sorprende saber que un porcentaje muy elevado de internos se encuentran en prisión por traficar con drogas o por delinquir para procurárselas, o por ambas cosas. Asumimos que en las cárceles hayconsumidores de drogas y desde luego que hay gente habituada a traficar con ellas. De la anterior obviedad, parecería lógico prever que, aún estando ingresados en un centro penitenciario, los reclusos van a tratar de proveerse de aquellas mismas drogas que antes consumían en libertad. Consecuencia de esa previsión, quizá también pudiera parecer razonable a un espectador imparcial el que paraevitar ese tráfico clandestino de drogas en la prisión, siempre inseguro para unos internos cuya salud es ahora responsabilidad directa de la Administración, se les suministrasen de forma controlada las mismas sustancias que consumían en la calle, bajo supervisión médica y en el marco de un programa voluntario de deshabituación.
En lugar de esto, los Estados, fieles a métodos ancestrales de probadaineficacia, han optado por intentar hacer desaparecer la droga en las cárceles mediante el mismo sistema que desde el principio de la historia se ha venido utilizando cuando los problemas se agravan, el reforzamiento de la amenaza penal. Así, determinados comportamientos relacionados con las drogas, cuando incurren en el tipo penal, tienen en nuestra legislación una sanción muy superior si secometen en el ámbito de un Centro Penitenciario. El artículo 369, en su redacción dada por LO 1/1988 de 24 de marzo establecía que “Se impondrán las penas privativas de libertad superiores en grado a las respectivamente señaladas en el artículo anterior (...) cuando 1º las drogas tóxicas, estupefacientes, o sustancias psicotrópicas se faciliten a menores de dieciocho años o disminuidos psíquicos, o seintroduzcan o difundan en centros docentes, en centros, establecimientos y unidades militares, en establecimientos penitenciarios o en centros asistenciales”.
De los comportamientos descritos en el precepto anterior es, desde luego, la introducción o difusión de droga en un centro penitenciario, por la frecuencia con que se da, y por las circunstancias de quienes la cometen, la agravación quemás reservas genera a la hora de castigar la conducta que recoge con el desmesurado rigor que la ley prescribe. Y ello porque esos nueve años de prisión de pena mínima que el legislador pretende que se impongan en los casos de drogas “duras”, no tienen como destinatarios a personas que respondan al prototipo malvado del “traficante”. Quienes mayoritariamente realizan el comportamiento previsto en eltipo agravado son, por una parte, los familiares de los internos, quienes frecuentemente tratarán de hacerles llegar a éstos cantidades mínimas de droga, a instancia de su familiar, o lo que es más grave, a requerimiento de sus compañeros de reclusión, cuyo trato benévolo hacía el hijo o el marido interno dependerá de la voluntad de colaborar del familiar que le visita o le envía correo. Por otraparte, serán los mismos reclusos los que intenten introducir las sustancias ilegales al regresó de los permisos penitenciarios. También aquí habría que matizar que, en ocasiones, lo harán para comerciar con ellas en el interior de la prisión, ciertamente, pero en otras muchas su intención será, simplemente, entregarlas a quienes con amenazas desde dentro del establecimiento les conminan a realizareste comportamiento.
Quizá por estas razones la mayor parte de la Jurisprudencia ha sido muy reticente a la hora de utilizar la agravación del antiguo artículo 369.1º del Código Penal. En cualquier caso, en pocas ocasiones se ha aplicado referida a cualquier conducta de las descritas en el artículo 368 realizada en un centro penitenciario, quedando reducida generalmente a supuestos de...
tracking img