Charli y la fabrica de chocolates

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1523 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
II.-  EVALUACIÓN DE TEXTO ASOCIADO A LA LECTURA.  Lee el siguiente texto asociado al libro y responde las preguntas que se te plantean. Dos puntos cada una
 
1.- HUBO una vez... Tantas veces hubo... caballeros llenos de convencimiento, de esas convicciones ceñidas al cuerpo como armaduras, esas que acaban sintiéndose sobre la propia piel con derecho directo, de esas que traspasan nuestraidentidad y nos llenan de algo que no somos y nos hacen funcionar en lugar de ser.
2.-  El quehacer de cada día, ajustado al deber, llevaba al caballero a liberar doncellas cautivas, a luchar contra dragones o a empeñarse en interminables cruzadas. No había tiempo... la prisa de lo cotidiano lo ocupaba todo, veía el mundo, su mundo, con la vista cerrada tras la visera entrecerrada de su armadurahermética...
3.-  La solidez metálica de su convicción y la constancia de su armado brillante le daba suficiente moral a cada uno de sus gestos no dejando lugar para que ni la sombra de una duda pudiese filtrarse... Julieta y Cristóbal, su mujer y su hijo, lo veían pasar enfundado en sí mismo, centrado en deberes improrrogables, y terminaron olvidándose de su cara y su cuerpo siempre sumergidos...Apelaban a retratos del pasado, procurando reconstruir la imagen carnal que iba desdibujándose del recuerdo hasta esfumarse del todo...
4.- Un tiempo después, la visera del casco  cobró caprichosa autonomía y se negó a las órdenes del hombre comprometido... Los síntomas del cuerpo suelen escapar a nuestra voluntad consciente; con porfía parecen dispararse por su propia cuenta, y tal vez sea ése elmomento de la medicina o del maestro herrero, como en el caso que nos ocupa. Con el celo profesional más riguroso, el herrero se empeñó primero en tratar de aflojar la armadura y luego en conmover la obstinación de la visera, que a esa altura de los hechos cerraba camino a los alimentos y amenazaba con obstruir la respiración.
5.-  Suponemos de buena fe que ése fue el momento en el que el frustradoempeño llevó al herrero a pensar en el psicoanálisis. No lo hizo en sentido estricto, pero le aconsejó al caballero una excursión por el bosque, en procura de un encuentro con el Mago Merlín... Siempre ha ocupado el bosque primitivo el precioso lugar del mundo interno, como si fuese el asiento legítimo de nuestras eternas hadas, dragones y magos... El caballero de la armadura oxidada, másresignado que convencido, comienza a escuchar las voces de las palomas y las ardillas. Lo que sólo se puede hacer en el género de la fábula.
6.-  Los arroyos, las palomas, los castillos, los magos, aparecen como poblando la infraestructura del Sendero de la Verdad... como si éste hubiese sido el gran paso omitido, como si esa omisión denunciada como gran peligro durante todos los tiempos terminasefatalmente conduciéndonos a confundir lo verdadero con lo aparente, lo propio  con lo externo.
7.- Protagonista de la aventura sobre el Sendero de la Verdad, se presta nuestro hombre a procesar el lento, trabajoso y provechoso camino de la madurez afectiva. La inteligencia de las emociones va apareciendo en sus manos como un instrumento novísimo que lo va habilitando con sabores y saberes debutantesque lo asombran y enriquecen... Su nuevo conocer, va ablandando sus antiguas ideas, dando lugar a las primeras lágrimas. Éstas lo acercan a su Julieta y a su Cristóbal y comienzan la caída de su armadura...
8.-  Las bisagras de la visera ceden y le devuelven la posibilidad de respirar aire fresco y beber el agua pura de las aguadas, se abren los sentidos desentumecidos, ahora tal vez suconocimiento, su ciencia y su técnica, diríamos nosotros, se apoyen con prestancia nueva sobre una infraestructura afectiva verdadera. Después pueden aparecer, nos enseña Fisher, el valor y la osadía necesarios para seguir cuestionando su conocer... aun el más concluyente...
9.-  Las armaduras se oxidan, por suerte, con las lágrimas que nos debemos y debemos a aquellos que postergamos. Podremos acompañar...
tracking img