Che guevara y alberto granado

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2113 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Alberto Granado y Ernesto Guevara: Un viaje por la mayúscula América con distintos destinos finales.

“This is not a story of heroic feats, or merely the narrative of a cynic; at least I do not mean it to be. It is a glimpse of two lives running parallel for a time, with similar hopes and convergent dreams.” - Ernesto Guevara de la Serna.

Han pasado 43 años desde el trágico día en quelas balas disparadas por el Ejército Boliviano bajo las órdenes de René Barrientos Ortuño acabaron con Ernesto Guevara de la Serna, y junto a él enormes esperanzas de cambio tomaron un rumbo incierto. Hoy en día el Che no representa tan solo un hombre que murió en busca de cambio, se ha convertido en un ícono revolucionario y fuente de inspiración para muchos. Esta idolatría alrededor de lafigura del Che ha producido la publicación de diarios de viaje, películas basadas en hecho reales, biografías y un sin fin de documentales, monumentos, y festivales. Dentro de esta gama de tributos, la publicación póstuma del diario del Che ha servido de recurso de estudio, junto a la publicación del diario de viaje de su compañero Alberto Granado. Es interesante leer ambas perspectivas de un mismoviaje, y familiarizarse con un aspecto si bien determinante en la vida del Che, no tan apreciado como su activismo revolucionario de años venideros. Ambos seres, Ernesto y Alberto, se embarcan en una aventura durante la década de los 50 con un motivo común al principio: recorrer la “Mayúscula América”. Ernesto expondría de una manera casi poética al principio de su diario no solo los motivos de suviaje, sino los motivos de querer dejar escrita su experiencia: “Es un trozo de dos vidas tomadas en un momento en que cursaron juntas un determinado trecho, con identidad de aspiraciones y conjunción de ensueños”. De esta manera el Che hace referencia a la experiencia vivida con Alberto que a pesar de la identidad de aspiraciones y conjunción de ensueños desemboca con dos vidas que caminarondistintos trechos. En este ensayo se pretende explorar las razones que motivaron a Ernesto y Alberto a llevar caminos diferentes, además de dar evidencia de cómo bajo el marco de una misma experiencia, el viaje que comienza con “La Poderosa II” en Buenos Aires, 1952 produjo en ocasiones la misma reacción y en otras reacciones divergentes en nuestros protagonistas.
El tratar de encontrar causasque puedan haber dirigido a Alberto en una dirección y a Ernesto en otra completamente diferente se hace bastante difícil con el solo estudio de sus diarios. Si bien son las primeras fuentes de información que nos proporcionan las dos imágenes de estas personalidades en una manera más intima y lejana a lo que los hechos posteriores hicieron de ellos, es importante tomar en cuenta simples detallesque distancian a un personaje del otro, tales como edad, ocupación, y circunstancias en las que se desarrollan como seres humanos. Cuando Alberto y Ernesto deciden emprender este viaje, ambos se encuentran en distintas etapas de la vida. Alberto tiene veintinueve años y ya cuenta con el titulo de Bioquímico lo que le ha dado la oportunidad de trabajar y empezar una vida más alejada del idealismopropio de los universitarios latinoamericanos. Por otro lado, Ernesto es un joven de veintitrés años, que si bien está a punto de graduarse como Médico, todavía tiene un futuro que construir y menos oportunidades de establecerse en un trabajo que le permita desenvolverse en el ámbito que ha escogido sin la posesión de su titulo en Medicina. Hace falta también recalcar que el activismo político ysocial en América Latina emerge en la vida universitaria, y Ernesto es parte de este ambiente al asistir a este tipo de institución.

Como bien ponen Alberto y Ernesto en sus diarios, los recuentos de cada una de sus experiencias no tienen por objetivo el proclamarlos héroes o ponerlos en una posición aventajada con relación a otros. Ernesto empieza su diario diciendo “This is not a story...
tracking img