chinita

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1184 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de octubre de 2013
Leer documento completo
Vista previa del texto
República Bolivariana de Venezuela
Ministerio del Poder Popular
Para la Educación
U.E Juan Gutenberg



Trabajo de Religión Sobre la
Virgen de la Chinita








Realizado por:
Albertxai Alarcón
Rosangeles Cubillan
Sandi Chacin



Maracaibo, noviembre del 2012
Introducción

En estetema vamos a habla sobre nuestra Patrona la virgen de la chinita. La imagen de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá se ha trasladado en varias oportunidades a múltiples sitios; una de las más recordadas fue cuando visitó la capital de la República y de manera más frecuente ha sido paseada por las diferentes parroquias del estado Zulia, trasladándose en lanchas por el lago y los ríos, envehículos terrestres y hasta en helicóptero. Hoy estas visitas continúan pero haciendo uso de una replica por resguardo de la imagen original.
Las celebraciones en honor a la Virgen del Rosario de Chiquinquirá, dejaron de ser las modestas fiestas patronales del pasado para adquirir características internacionales de festejo de gran complejidad donde confluyen eventos religiosos y populares, todosreunidos bajo el nombre da la Feria Internacional de la Chinita.
















Historia de la Virgen de la Chinita
El 18 de noviembre de 1709 una tablita arribó a las orillas del Lago de Maracaibo. La imagen serena de la Madre del Salvador, en la advocación de la Virgen María del Rosario de Chiquinquirá, llegó para quedarse entre los zulianos, quienes con amor la veneran, pidiendocon gran devoción a una Reina que se llama simplemente “Chinita”.
 
La historia de la Tablita
 
Cuenta la memoria popular, que vivía una anciana en el barrio El Saladillo de Maracaibo, allí, muy cerquita del abasto La Boliviana y la Panadería Venezuela, en los alrededores de la Basílica o Iglesia de San Juan de Dios. La anciana solitaria, vivía de lavar ropa ajena, trabajo que hacía todas lasmañanas en las orillas del Lago.
 
Esa mañana, la viejita, como siempre, tomó su bulto de ropa, y caminó calle abajo hasta llegar al malecón donde buscó el lugar apropiado de la playa para iniciar su faena. La mañana estaba tranquila y el cielo totalmente despejado. Apenas unas nubes blancas se desplazaban lentamente con la brisa, mientras unas pequeñas embarcaciones y piraguas, se bamboleabanancladas en el Puerto de Maracaibo.
 
La anciana estaba ensimismada en su tarea, pensaba, a lo mejor, en viejos recuerdos de juventud, en su soledad, en sus problemas. Hay quienes dicen que todos en la calle la conocían como una mujer bondadosa y de gran corazón humanitario. A pesar de su pobreza, era dadivosa en su escasez, desprendida en compartir la pobreza.
 
Ella lavaba y pensaba, tal vez,oraba. Pedía y rogaba a la Virgen por sus vecinos, por la gente cercana, sus compañeros de infortunio, de fe y de esperanza. En eso estaba, cuando sin darse cuenta, desde lejos y en medio del vaivén de las aguas tranquilas del Lago, venía flotando en dirección a ella, una tablita, que lentamente, llegó a la orilla, justo donde sus manos se sumergían en el agua para lavar la ropa.
 
Entonces lavio y en su inocencia no supo de qué se trataba. Para ella, sólo se era una tablita, pequeña, desgastada por el tiempo, quizás por el viaje en las aguas, pero donde era posible ver la imagen de una Virgen desconocida, grabada con perfección y sencillez.
 
Pensó entonces en la utilidad que podía dar a la tablita. Ella no podía sospechar el cambio que en su vida iba a producir esa rústica ypequeña pieza de madera. Por su mente sólo pasó su tinaja de agua destapada, y que desde hacía tiempo requería de algo que pudiera cubrirla de la intemperie y las pequeñas alimañas.
 
Por eso la recogió. Al finalizar la labor del día, la anciana tomó el camino de regreso, cargando junto al bulto de ropa ya lavada, la aún húmeda tablita con la cual iba a resolver el problema de cubrir del polvo y la...
tracking img