Ciceron - de la invencion retorica

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 169 (42059 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
D E

L A I N V E N C I Ó N R E T Ó R I C A M A R C O T U L I O C I C E R Ó N

Ediciones elaleph.com

Editado por elaleph.com

© 2002 – Copyright www.elaleph.com Todos los Derechos Reservados

M A R C O

T U L I O

C I C E R Ó N

Á LOS QUE LEERÁN Sale a pública luz en España, por vez primera, una traducción completa de las obras de Marco Tulio Cicerón, príncipe de la elocuencialatina. Con ser popularísimo el nombre del autor tanto o más que el de cualquier otro clásico antiguo, mucha parte de sus obras (y de las mejores) estaban aún intactas y vírgenes, entre nosotros. Es Cicerón un escritor de quien todo el mundo celebra y admira algunos rasgos, quizá de los menos selectos, dejando en olvido sus producciones más personales y características, más útiles para conocer lasociedad romana, y más sabrosas y de más provecho dadas las actuales aficiones literarias. Los recuerdos del aula nos abruman, y mucha gente no sabe de más Cicerón que del de libro de clase, y le imagina como a un declamador cuasi energúmeno, envuelto entre las nubes
4

DE LA INVENCIÓN RETÓRICA

del Quousque tandem, enamorado de la elocuencia teatral y de aparato, y puesto constantemente enescena. Nada menos que eso: aunque haya en Cicerón amor excesivo a los recursos retóricos y a la pompa del estilo; aunque su oratoria, sobre todo en los discursos políticos, se aleje mucho de la austera sobriedad de Demóstenes, ni dejan tales defectos de estar compensados con soberanas bellezas, cuales nunca las alcanza orador alguno de la tierra, ni todas sus obras pertenecen a ese género. CuandoCicerón diserta tranquilamente de política, de filosofía, de religión o de arte oratoria; cuando familiarmente escribe a sus amigos sin pensar en los aplausos del foro y del Senado; cuando a su vanidad (á veces intolerable, aunque cándida, y después de todo disculpable en un hombre que había hecho grandes cosas) de rey de la palabra y de hombre público se sobrepone su alma de artista, y aquelsimpático y generoso amor que profesaba a la filosofía y al arte de los Griegos, de quienes es el más aventajado expositor y discípulo; entonces (no dudo en afirmarlo) es Marco Tulio el primer prosista de la tierra, y a la vez uno de los escritores más agradables y a quienes se tomará mas cariño. ¿Puede compararse nada a la plácida elegancia, serenidad y tersura, a la urbanidad
5

M A R C O

T UL I O

C I C E R Ó N

discreta, a las áticas sales', a la claridad y precisión, a la nobleza y rectitud de ideas, a la mezcla delicadísima de erudición y buen juicio que donde quiera esmaltan los diálogos del Orador, el Bruto, los Oficios, las Tasculanas, la Naturaleza de los Dioses, los libros de Finibus, el Suegro de Escipión o las epístolas Y ¿Dónde más variedad halago? Para conocer aCicerón, hay que -verle fuera de las grandes ocasiones, lejos de la tribuna y de los comicios, rusticando en alguna de sus villas, en el ocio ameno de Túsculo, no entre Clodios y Milones, Vérres y Catilinas, sino embebecido en sabrosas pláticas literarias o morales con sus amigos predilectos: con Ático, el incansable erudito y genealogista, moderado, como buen epicúreo, en sus deseos, y alejándose (comola secta preceptuaba) de los públicos negocios; con Varron, el más docto de los Romanos; con Hortensio, el único orador que podía dar celos a Marco Tulio; con Bruto, que sólo en las cartas de éste y en el diálogo que lleva su nombre aparece con su verdadero carácter no tétrico ni cejijunto, ni de conspirador de tragedia como hemos dado, en imaginarle, sino fácil, culto y ameno; con eljurisconsulto Trebacio, objeto de sus discretas chanzas, y quizá con Lucrecio, cuyos vigorosos he6

DE LA INVENCIÓN RETÓRICA

xámetros es fama que alguna vez corregía. Gusto mucho de la antigüedad, pero no de la antigüedad de colegio. Por eso prefiero el Cicerón filósofo y didáctico al Cicerón cónsul y salvador de la República, que estamos acostumbrados & ver desde nuestros primeros años. A pesar de...
tracking img