Cience

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 15 (3585 palabras )
  • Descarga(s) : 10
  • Publicado : 28 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
ANÁLISIS DE LA NUEVA LA LEY DEL ISSSTE
El 28 de marzo de 2007, por mayoría simple, el Senado aprobó, en idénticos términos en que lo había hecho seis días antes la Cámara de Diputados, la nueva Ley del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), la que fue publicada en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el 31 del mismo mes y año, entrando en vigoren todo el país al día siguiente de su publicación en lo general, salvo seis de sus artículos que aluden al régimen financiero, es decir, los nuevos porcentajes de aportación, que cobrarán vigencia hasta el 1° de enero de 2008. 
Se rompió al fin la “parálisis legislativa” que padecimos durante toda la administración Foxista, y acaso lo único rescatable de ello sea la señal que se envía a laciudadanía en el sentido de que todavía hay forma de ponernos de acuerdo en asuntos trascendentes —aunque, en este caso en concreto, el resultado pueda ser desastroso—, efectuándose así la primera “reforma estructural” mexicana prometida, a la que el propio Presidente de la República Felipe Calderón tildó, ante los medios de comunicación nacionales, como: “la más importante en una década” (sic).
Claro,la otra habría sido precisamente la Ley del Seguro Social, que comenzara a regir el 1° de julio de 1997. Empero, la primera interrogante que surge es: ¿Porqué se piensa que la seguridad social debe ayudar a resolver los problemas de la economía nacional, cuando debería ser al contrario? Porque de nuevo se hicieron las cosas al revés.
Debe aclararse desde ahora que, contrario a lo que se piensa,no hubo consenso Cameral, pues no todos los legisladores federales mordieron el anzuelo. De suyo el proceso legislativo de marras muy lejos estuvo de ser terso, si bien en temas tan complejos y socialmente sensibles, como éste, es punto menos que imposible aspirar a unanimidades.
Recordemos que en el sustrato de la seguridad social contemporánea, el aspecto político es con mucho más importanteque el económico o el social; especialmente cuando a fin de cuentas se satisfacen los dos primeros, aún sea a costa del último, que debería ser el más trascendente: el social.
De manera que tal y como se esperaba, más que politizarse (“politizado” ya estaba de inicio), se “partidizó” el asunto, en donde los votos sumados de dos de las grandes fuerzas políticas representadas en el Congreso de laUnión, PAN y PRI —unidas como casi siempre en estos asuntos de enorme envergadura económica—, fueron juntos en contra del PRD —si bien ésta, la segunda fuerza política del país, incapaz para construir diálogos y consensos, e insuficiente para soportar, junto con los Partidos minoritarios, la embestida del neoliberalismo feroz sin rostro humano, que sin piedad continúa imponiendo sus reglas en México—.Ésa es la lectura digamos “política “ del asunto, la cual no debiéramos perder de vista al intentar hacer luego una lectura jurídica de la transformación del ISSSTE.
Así las cosas, guste o no la idea de cambio en un viraje impresionante de al menos 180° grados, comprendamos o no sus perniciosos alcances futuros —materializada en la práctica a pesar de haber advertido en múltiples foros losacadémicos e investigadores del Derecho Social el eventual “desmantelamiento” de la seguridad social para los servidores públicos de transformar al ISSSTE inadecuadamente—, lo cierto es que la reforma ya está hecha; y mucho dudamos que pueda darse marcha atrás por el Poder Judicial federal, pues la verdead sea dicha, se requiere de gente valiente para acotar los límites del Estado en cuanto atañe a losderechos latentes de los asegurados del ISSSTE, con conciencia de clase y con clase en la conciencia, que sea atreva y sea capaz de revertir las cosas.
Empero, más allá de los entretelones e inevitables trasfondos políticos, la interrogante toral es inevitable formularla: ¿por qué es tan importante dicha reforma legal? Y la respuesta es obvia: si el Canciller Otto Von Bismarck —creador del...
tracking img