Ciencia con cristo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 15 (3633 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Introducción
"Los evangélicos difieren de la mayoría de los católicos romanos y los liberales en que están constantemente tensos acerca de la dirección", dice J. I. Packer. "No hay ninguna otra preocupación que acapare más interés o despierte más ansiedad entre ellos en la actualidad que descubrir la voluntad de Dios".{1}
Sé lo que quiere decir. ¿Cuántas veces me he preocupado por lo que debíahacer? ¿Y cuándo? ¿Y cómo? Varios lectores probablemente estén asintiendo con su cabeza ahora mismo. El deseo de hacer lo que Dios quiere para nosotros pasa, casi inadvertidamente, de un simple deseo a una inquieta ansiedad. Nos confrontamos con una decisión que debemos tomar, y cuando no viene ninguna solución rápidamente a la mente, buscamos a Dios para que nos diga qué debemos hacer. Cuando noaparece ninguna respuesta inmediatamente, comenzamos a entrar en pánico. O tal vez se nos ha enseñado que nuestros corazones son "desesperadamente malos", de forma que cualquier idea o deseo que tengamos nosotros simplemente tiene que ser contrario a lo que Dios quiere. ¡Así que descartamos esa posibilidad y buscamos la respuesta que debe ser correcta porque es exactamente lo que nosotros noquerríamos hacer!
La experiencia de Packer es que "cuanto más fervoroso y sensible es un creyente, más probable es que él o ella esté confundido acerca de la dirección".{2} Queremos hacer lo correcto, pero no estamos seguros de lo que debemos hacer o cómo debemos hacerlo. Y tememos las consecuencias de entenderlo incorrectamente.
¿Por qué nos preocupamos tanto por averiguar la voluntad de Dios?¿Podría ser que tenemos una idea distorsionada de lo que es y de cómo encontrarla?
Una idea de la voluntad de Dios que encontramos frecuentemente en la iglesia es que Dios tiene un plan preparado para cada vida individual, y es nuestro deber descubrir lo que contiene y seguirlo. Si no logramos hacer exactamente lo correcto, probablemente tengamos que conformarnos con una segunda opción o algo peor.Y a varios de nosotros parece costarnos bastante averiguarlo. Garry Friesen llama a esto la "visión tradicional",{3} pero Packer señala que esta "visión tradicional" no tiene más de unos 150 años.{4}
¿Qué está pasando? ¿Acaso Dios nos hace participar de una gran "búsqueda del tesoro", hurgando aquí y allá, intentando buscar su voluntad esquiva antes que se acabe el tiempo? Bruce Waltke comparaeste punto de vista con "una versión del viejo truco del estafador, el juego de los tres vasos", {5} en el que se coloca una piedra bajo uno de los tres vasos que se deslizan por la mesa para que la persona se confunda y pierda el rastro de dónde está la piedra. ¿Está Dios jugando juegos con nosotros? ¿O nos está hablando, pero somos duros de oídos?
Packer señala que esta perspectiva puede hacerque los cristianos se sienten de personas de segunda. "Tal vez no estés en el basural, pero estás en el estante", dice. También dice que esta perspectiva lleva al temor, haciendo que algunos eviten tomar decisiones por temor a equivocarse, u otros viven su vida con corazones cargados, creyendo que ya se equivocado la pata o están limitados a algo que no es lo mejor de Dios. Por supuesto, Diosdebe estar entonces bastante molesto con nosotros.
Aparte de esto, Waltke cree que este punto de vista puede producir inmadurez, ya que no depende realmente de nosotros escoger, sino simplemente decir bajo qué vaso se encuentra la piedra.
¿Tiene sentido que Dios haga que sea tan difícil descubrir su voluntad? Esto no puede estar bien. Tal vez tenemos una comprensión errónea de lo que significaconocer la voluntad de Dios o aun qué es la voluntad de Dios.
La voluntad de Dios en la Biblia
En la Biblia, la "voluntad de Dios" se refiere a varias cosas. Puede significar el plan soberano y eterno de Dios, que se cumplirá independientemente de cualquier aceptación y participación conscientes de parte nuestra (Daniel 4:35; Efesios 1:9-11). No podemos deshacer la voluntad soberana de Dios....
tracking img