Ciencia y tecnologia en el campo educativo

Los conocimientos científicos y tecnológicos producidos modifican nuestra forma de vida, las costumbres y, en general, el mundo que nos rodea. Las repercusiones que este desarrollo tiene en la actualidad desde el punto de vista filosófico, económico, cultural, histórico, etc. le imprimen mayor responsabilidad al proceso educativo. La concepción clásica de las relaciones entre laciencia y la tecnología con la sociedad es de tipo triunfalista, resumida en el llamado “modelo lineal de desarrollo” (López Cerezo) que prioriza la autonomía de la ciencia básica y el desarrollo sin interferencias de la tecnología para que el crecimiento económico y el progreso social se den por añadidura. Pero el mundo ha sido testigo de una sucesión de desastres relacionados con la ciencia y latecnología: Vertidos de residuos contaminantes, accidentes nucleares, derramamientos de petróleo, etc. Todo esto confirma la necesidad de revisar tanto la política científico-tecnológica y su relación con la sociedad como los procesos de formación del talento humano.
Este movimiento se ha caracterizado por poner de relieve que el conocimiento científico no es un conocimiento neutro, ni en suesencia ni en sus aplicaciones, teniendo por el contrario fuertes implicaciones sociales y políticas. Esta perspectiva filosófica permitió la construcción de una propuesta didáctica, con múltiples variables2 pero que en su generalidad se la conoce como Enfoque CTS (Vilches y Furió, 1999).
La discusión sobre los impactos sociales causados por los adelantos tecnológicos, las implicaciones de estosadelantos sobre el desarrollo cultural, la pertinencia de la dinámica investigativa y tecnológica han motivado la generación de esta perspectiva que vincula al conocimiento científico y la producción tecnológica con un contexto social dado. La biodiversidad, el potencial hídrico (el Departamento del Cauca se ubica el macizo colombiano), la necesidad de articular el trabajo escolar con un plan para eltratamiento de los residuos sólidos, los hábitos para la buena salud, la problemática de las fuentes de empleo, entre otros, conducen a reflexionar sobre las acciones que se pueden y/o deben implementar en el campo educativo a fin de promover el desarrollo sostenible de la región.
Adicionalmente al enfoque CTS se requiere reconceptualizar la noción de currículo que permita superar la clásicareducción que lo vincula al plan de estudios. Gutiérrez (1999) lo analiza a partir del “sistema de mediaciones formativas potenciadas por el trabajo académico y las vivencias cotidianas que una institución educativa promueve y recrea para materializar y resignificar el sentido de su misión”. Analizar así un currículo significa convertirlo como lo plantea Stenhouse en objeto de investigación, se tratade estudiarlo en el contexto en el que se configura y a través de su expresión en prácticas educativas que no pueden ser preestablecidas sino que se tejen a partir de las intencionalidades, búsquedas y hallazgos que tanto maestros como estudiantes asumen en escenarios diversos.
De este modo, se transforman las relaciones entre escuela-cultura, entendida ésta última como lo que aporta la sociedadal mejoramiento de la calidad de vida, a las actividades del hombre para “el perfeccionamiento de sí mismo y de su medio” (Guadarrama, 1998). Desde esta perspectiva, la construcción curricular se asume entonces como una construcción cultural (Grundy, 1987), que está determinada por los intereses humanos fundamentales que suponen conceptos de las personas y de su mundo. Por tanto se revela en lapráctica como un diálogo entre agentes sociales, elementos técnicos, actores y escenarios.
Desde esta perspectiva curricular, se consideró un modelo pedagógico aproximado al que Flórez Ochoa (1999), denomina pedagógico social–cognitivo. Se asume al ambiente escolar como imbricado en el mundo de la vida, es decir, que los retos y problemas a estudiar son tomados de la realidad, por lo que resulta...
tracking img