Cismas de oriente y occidente

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1588 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Cismas de la Iglesia cristiana
(Cismas de Oriente y Occidente)

Existe el término Gran Cisma, utilizado para referirse a dos acontecimientos importantes en la historia del cristianismo: la división entre las iglesias Oriental (ortodoxa) y Occidental (romana); y el período 1378-1417, durante el cual la iglesia occidental tuvo, primero dos, y luego tres Papas simultáneamente.

El Cisma entrelas iglesias de Oriente y de Occidente se fecha tradicionalmente en 1054, aunque es difícil determinar el momento exacto en el que la separación se convirtió en una realidad fija y duradera. Muchas causas contribuyeron al creciente malentendido y enajenación entre los ambos grupos, en parte, diferencias de comprensión filosófica, usos litúrgicos, lenguaje y costumbres, pero también hubo rivalidadesy divisiones políticas. Las ocasiones de fricción, hostilidad y abierta división en materias doctrinales, así como en asuntos de disciplina y práctica diaria, habían ocurrido mucho antes de 1054, por ejemplo, en el Cisma Fociano en el siglo IX.
En Occidente la iglesia latina y especialmente el Papado asumieron, a falta de otra autoridad, muchas actividades y poderes, lo cual a menudo fueconsiderado usurpación por Oriente, donde entre emperador e iglesia había otra relación. Las acaloradas disputas sobre materias tales como el calendario eclesiástico, el uso de pan leudado o ácimo, o adiciones al Credo (es especial la cláusula del filioque) alcanzaron un clímax en 1054, cuando el Papa León IX y el Patriarca Miguel Cerulario se excomulgaron el uno al otro. Técnicamente muy poca gente sevio afectada por ello, pero su tono y dirección quedaron fijos. Las posteriores tentativas de reunir las iglesias naufragaron en sentimientos locales, y la animadversión mutua se acrecentó con actos egoístas por ambos lados en partes de las Cruzadas; el punto más bajo fue el saqueo de Constantinopla en 1204 durante la Cuarta Cruzada. El Cisma continúa hasta el día de hoy, aunque serios intentosrecientes de comprensión mutua han ofrecido esperanzas de reconciliación.

El Cisma Occidental

El Cisma occidental comenzó en los acontecimientos posteriores a la muerte de Papa Gregory XI en marzo de 1378. El pueblo de Roma estaba decidido a no permitir que el Papado -que había estado ausente en Avignon durante 70 años, dominado por la influencia francesa- saliera de Roma luego de la eleccióndel nuevo Papa. El resultado fue un sonado y polémico cónclave con clamores en pro de un Papa romano o al menos italiano. El hombre elegido, Urbano VI, no era cardenal, sino que había desempeñado labores en la curia.
Pronto se dieron cuenta los cardenales del error que habían cometido al elegir a Urbano. Éste desdeñaba el consejo de los demás, podía ser despiadado si se le oponían o se lecuestionaba, y estaba empeñado en una reducción extrema del poder de los cardenales, que durante décadas habían casi cogobernado con los Papas en Avignon. El resultado de este choque fue una tragedia para la iglesia.
Inducidos por los franceses, la mayoría de los cardenales se retiró gradualmente de la corte Papal. Se reunieron en Anagni y declararon nula la elección de Urbano porque, alegaron, habíanvotado bajo presión y temor por sus vidas. Entonces eligieron a uno de los suyos como Papa Clemente VII. Durante las tres décadas siguientes la iglesia se dividió nacional, política y religiosamente en facciones entre los pretendientes del Papado: la línea romana de Urbano VI, Bonifacio IX, Inocencio VII y Gregorio XII, y la línea de Avignon de Clemente VII y Benedict XIII, hasta que después devarias propuestas y repetidos fracasos, los cardenales de ambas corrientes abandonaran a sus líderes, ante la imposibilidad de lograr su cooperación en pro de la unidad.
La época conciliar, que finalmente condujo al término del cisma, comenzó en 1409 en que los cardenales convocaron al Concilio de Pisa. Este depuso tanto a Gregorio XII como a Benedicto XIII y después eligió a un tercero, Alejandro...
tracking img