Cleon el emperador

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 107 (26750 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 14 de abril de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Cleon el emperador

Isaac Asimov

Título original: Cleon The Emperor © 1992
Traducción: Claudia De Bella
© 1992, Isaac Asimov.
Publicación española en Axxón.
Edición Electrónica de Umbriel


Cleon I - ...Aunque a menudo fue objeto de panegíricos por ser el Ultimo Emperador bajo el cual el Primer Imperio Galáctico se encontró razonablemente unido y razonablemente próspero, el reinadode un cuarto de siglo de Cleon I fue de continua decadencia. No puede ello considerarse su responsabilidad directa, ya que la Decadencia del Imperio se basó en factores políticos y económicos que eran demasiado potentes y que superaban las capacidades de cualquier individuo en aquellos tiempos. El Emperador tuvo suerte en contar con sus Primeros Ministros Eto Demerzel y, más tarde, Hari Seldon, encuyo desarrollo de la Psicohistoria el Emperador jamás perdió la confianza. Cleon y Seldon, como objetos de la conspiración joranumita final, con su extravagante clímax...
Enciclopedia Galáctica
(Todas las citas de la Enciclopedia Galáctica que aquí se reproducen han sido tomadas de la quinta edición, publicada en 1020 F.E. por la Compañía Editora de la Enciclopedia Galáctica, Terminus, con laautorización de los editores.)


1.
Mandell Gruber era un hombre feliz. Así le parecía a Hari Seldon, por cierto. Seldon detuvo su caminata matinal para observarlo.
Gruber, tal vez cerca de cincuenta años, un poco más joven que Seldon, estaba algo avejentado debido a su continuo trabajo en los jardines del Palacio Imperial, pero tenía un rostro alegre y perfectamente afeitado que terminabaen un cráneo rosado no muy oculto por su cabello fino y arenoso. Silbaba suavemente mientras inspeccionaba las hojas de los arbustos, buscando señales de insectos que infestaran las plantas más que lo usual.
No era el Jefe Jardinero, por supuesto. El Jefe Jardinero de los Parques del Palacio Imperial era un alto funcionario que disponía de una oficina palaciega en uno de los edificios del enormecomplejo Imperial, con un ejército de hombres y mujeres bajo su mando. No visitaba los parques más que una o dos veces por año.
Gruber pertenecía al ejército. Su título, sabía Seldon, era Jardinero de Primera Clase, y se lo había ganado en buena ley, luego de casi treinta años de leales servicios.
Seldon lo llamó al tiempo que hacía una pausa sobre el sendero de pedregullo perfectamente nivelado.—Otro día maravilloso, Gruber.
Gruber levantó la vista y pestañeó. —Sí, así es, Primer Ministro, y siento lástima por esas habitaciones como gallineros.
—Quieres decir, en donde yo estoy a punto de entrar.
—En usted, Primer Ministro, no hay mucho que inspire tristeza en la gente, pero si va a desaparecer dentro de esos edificios en un día como este, no es más que tristeza lo que podemos sentirlos pocos afortunados como yo.
—Agradezco tu compasión, Gruber, pero sabes que tenemos cuarenta mil millones de trantorianos bajo el domo. ¿Sientes lástima por todos ellos?
—Por cierto que sí. Doy gracias por no ser de extracción trantoriana y por ello haber podido calificar para jardinero. En este mundo hay muy pocos que trabajan al aire libre, pero aquí estoy, uno de los escasos afortunados.—El clima no siempre es tan ideal.
—Es verdad. Y he estado aquí afuera bajo lluvias torrenciales y vientos aullantes. Pero siempre que uno esté vestido adecuadamente... Mire —y Gruber abrió los brazos, tanto como su sonrisa, como para abrazar la vasta extensión de los parques del Palacio—. Tengo a mis amigos, los árboles, la hierba y todas las formas de vida animal para hacerme compañía, y tengobrotes que debo recortar en formas geométricas, incluso en invierno. ¿Alguna vez ha visto usted la geometría de los parques, Primer Ministro?
—Ahora mismo la estoy viendo, ¿no es cierto?
—Quiero decir que los planos son muy extensos como para que uno pueda realmente apreciarlos, y son maravillosos también. Todo fue planificado por Tapper Savand, hace más de trescientos años, y desde ese...
tracking img