Coartar la vida..articulo sobre la fecundación in vitro en costa rica

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 14 (3349 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
¿Coartar la vida?
 
Ella probablemente ya estaría muerta.  Su hermano, que le salvó la vida y hoy la acompaña alegre en sus juegos, ni siquiera habría llegado a nacer.  Así de simple.  Hace unas semanas a muchos nos conmovió y maravilló la historia de estos padres que, para evitar la muerte de su pequeña hija, recurrieron a la fertilización in vitro.  Esto les permitió procrear un segundo hijoque fuera, además, un hermano muy especial: un hermano con las características necesarias para que, de su cordón umbilical, se pudiera practicar el trasplante que salvaría la vida de su hermana. 
 
Un milagro de amor y de ciencia que, de acuerdo con lo establecido en una sentencia inaudita por nuestra Sala Cuarta, no podría ocurrir en Costa Rica. 
 
Al prohibir la fertilización in vitro, laSala no sólo habría condenado a muerte a esa niña, sino que habría condenado a su hermano a la no-existencia.  Los ejemplos reales como este – que abundan – podrían multiplicarse hasta no acabar si pensamos en todos aquellos que podrían llegar a ser hijos, hermanas, padres, tías,  abuelos, amigos, ciudadanos, compatriotas, personas como cualquiera de nosotros, y a los que por el moralismomalentendido o hipócrita de algunos, les negamos ahora el derecho a la vida.  
 
Con este voto – del que cabe destacar la honrosa discrepancia de los magistrados Carlos Arguedas y Virginia Calzada – la Sala coarta el derecho a la vida recurriendo a argumentos tan débiles e inhumanos que suenan ridículos.  ¿Cómo podemos comparar de buena fe la fertilización in vitro con un aborto? 
 
La fertilización invitro no es más que una sofisticada técnica médica que permite a parejas que no pueden quedar embarazadas, hacer realidad su deseo de ser padres.  En pocas palabras, esta técnica logra unir a los espermatozoides de un padre, que de otra forma no habrían llegado a fertilizar nada, y los óvulos de una madre que no habrían podido ser fecundados, creando las condiciones para que esta unión sea,efectivamente, fecunda.  Una vida que de otra forma no habría llegado a ser, es posible gracias al amor de los padres y la colaboración de la ciencia médica. 
 
Utilizar el argumento seudo-moral de que, en este proceso de reproducción de la vida, se ‘pierden’ embriones fecundados, y que eso constituye un crimen, sólo puede ser fruto de la ignorancia o de la mala fe.    Es igualmente absurdo y perversorecurrir al argumento seudo-legal de que la vida es lo que algunos dicen que la Constitución dice y que, para respetar la Constitución, debemos coartar el derecho a la vida.  
 
Esto es absurdo y perverso porque sabemos bien que esos embriones nunca habrían llegado a existir sin la fecundación in vitro que hace posible que, a partir de esos embriones – de todos ellos – nazca una niña, nazca unniño; y porque sabemos que también en la naturaleza se ‘pierden’ embriones en el proceso que lleva a que uno de ellos logre aferrarse a las paredes del útero materno, y encontrar las condiciones necesarias para poder llegar a ser, entonces sí, una vida humana.   
 
Esta sentencia no se sostiene ni jurídica ni moralmente, y mucho menos aduciendo supuestos valores cristianos.  Recordemos que, sipor algo criticó Jesús a los fariseos, fue precisamente por eso: por anteponer la forma y la ley al amor y a la vida.
 
Quince niños y niñas costarricenses son hoy prueba viviente de lo que la fertilización in vitro realmente es: un instrumento de vida.  ¿Podemos honestamente preferir la opción de ninguna vida?  No.  No podemos. Estos niños, sus padres, y los pioneros como el Dr. GerardoEscalante, merecen no sólo nuestro agradecimiento, nuestro respeto y nuestra admiración, sino nuestro apoyo efectivo para revertir este absurdo que nos avergüenza a todos al convertirnos en el único país del mundo en que la fertilización in vitro está constitucionalmente prohibida.  Esto no puede terminar así.  
 
La Nación, 18/10/00
 
Opción de Vida, no de Muerte
 
Con la fecundación in vitro...
tracking img