Cochis y cerdos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 33 (8209 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
“COCHIS Y CANES”
(CERDOS Y PERROS)

El autor de este libro, al cual algunos le llamen pasquín, cuchufleta, paparruchada, inmundicia de libro, que utilizo una escritura procaz (Algo así como desvergonzada o vulgar) o tal vez le llamen, buen libro, chingonería de libro, libro picoso, libro polémico, que está escrito en lenguaje coloquial (Lenguaje informal, común y corriente), cualquier tipo deopinión que te forme el hecho de leer este libro, es exactamente lo que pretende el que esto escribió.

Yo nací un13 de Enero del Año de1947 e inicie a trabajar a la edad de18 años, como “Profesor Rural Federal”, como significa el “latinajo” “Rur, ruris, campo” sin drenaje, agua potable, ni electricidad, ¡Vaya! No había excusados, este fue mi primer problema cuando tuve que defecar, y lo tuveque hacer a campo llano, por cierto te puedo asegurar que los cerdos tienen las narices muy frías, por esto aprendí que tenía que armarme de unas buenas piedras antes de ponerme a cagar.

Así es; lo que a continuación vas a leer, mi estimadísimo lector o lectora, son simplemente hechos y circunstancias vividas, con el único propósito de participar con mi opinión y mi experiencia, en los grandescambios que ya se iniciaron en estos principios del siglo y del nuevo milenio. Pero sobre todo dar a conocer a las nuevas generaciones el México que les estamos heredando, en mi caso, al menos, desde que Dios me dio la oportunidad de vivir y entender los hechos y circunstancias a partir del año de 1965, en que inicie mi carrera de profe de rancho, me interesa sobremanera que mis hijos, tus hijos,mis nietos, tus nietos, hombres o mujeres, niños o niñas, se enteren del camino que hemos recorrido la gran mayoría de Mexicanos (as), para llegar hasta donde en este momento estamos, y puedan nuestros descendientes tener un punto de referencia hacia la búsqueda de un mejor país, en donde puedan vivir en un ambiente de prosperidad y bien común.

Estamos hoy por hoy inmersos en la llamada“Guerra contra el narcotráfico”, no me voy a poner en este momento a realizar comentarios en una forma u otra acerca de las causas y consecuencias, únicamente voy a señalar a quienes en mi opinión son los verdaderos culpables de este sufrimiento que estamos padeciendo. Para antes, presento mis sinceras disculpas a los cerdos, por la horrible comparación de que los voy a hacer objeto, animalitos queson nuestro platillo favorito en festines, triunfos y derrotas futbolísticas, alegría en las “coleadas” como bodas y bautizos, en fin pídoles perdón a tan nobles animalitos.

Si mí querido lector, lo que actualmente estamos purgando se lo debemos a unos puercos que tuvimos como jueces, a un sistema jurídico que fue una porqueriza. Cuando principié como “Profe rural” (1965) mi salario era de $960.00 pesos mensuales, el Profesor Urbano ganaba $ 1 200.00 pesos mensuales, informo esto para hacer un comparativo, del año en que inicie en una escuela rural unitaria (escuela con un solo profesor o profesora).La verdad no se desde que año los puercos que estaban en la administración y ejecución de la justicia, se compraban según el nivel de jurisprudencia (leyes penales, civiles y comerciales)que ejercían, pero en el año en que empecé como profesor rural “me di cuenta que se compraba la justicia”.
Los marranos más baratos por corrientes eran los Agentes de los Ministerios Públicos, recuerdo que las oficinas parecían chiqueros, sucias, malolientes y con enormes muros de expedientes apilados y polvorientos, los precios para comprarlos tenían sus tarifas, todo dependía del tipo dedelito, iniciaba de mil pesos en adelante, que se repartían entre el puerco gordo (El juez) y el porcino corriente, que era el agente del ministerio público (M.P.) ¡Claro! La mayor tajada se la llevaba “el más vivales” quien podría ser el M.P. Quien desde un principio manipulaba, o sea distorsionaban la verdad en la averiguación previa a favor o en contra, según el billete que recibía. ¡Ha! pero en...
tracking img