Cofresi

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2203 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 21 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Jaime L. Marzán Ramos
801-64-4928

Profa. Zaira O. Rivera Casellas, PhD

ESHI 6580

21 de diciembre de 2011

Cofresí y Tapia : Una relación literaria

1. Trasfondo genérico del pirata
Si se hubieran conocido, si hubieran coincidido en el tiempo y espacio de sus vidas, estoy seguro de que la obra de Alejandro Tapia y Rivera sobre Roberto Cofresí Ramírez de Arellano, no existiría. Eltiempo fue benigno con nosotros, los lectores de hoy; con los de entonces y con los del futuro pues permitió el que, primero, Cofresí se convirtiera en todo un icono de la leyenda popular puertorriqueña y, segundo, que don Alejandro alcanzara la madurez literaria suficiente para embarcarse imaginariamente con el pirata en El Mosquito y en aquél bergantín acompañarlo en sus correrías, ataques,enfrentamientos, ilusiones, sueños, y hasta en su muerte.
Alejandro Tapia y Rivera nace un año después de la muerte del pirata a manos de un pelotón de fusilamiento español. Su ajusticiamiento fue llevado a cabo sobre el Paredón de las Ánimas, de cara al Atlántico por el que tantas veces navegara, sobre la muralla norte de la ciudad de San Juan, Puerto Rico, a medio día del 29 de marzo de 1825. Paracuando Tapia escribe su novela (1876) ya Cofresí tenía 51 años de muerto, pero su leyenda estaba en todo su apogeo. Nos dice el autor, justo al principio de su obra Cofresí que: “Pocos en Puerto Rico, no habían oído hablar de este famoso pirata.” Y continúa: “Aún recordamos aquel cantar:
Ya se murió Cofresí,
se acabaron sus hazañas…
que alcanzó en boga nuestra niñez, no lejana al fintrágico de su vida y que arrulló nuestra cuna.”
Para cuando Roberto Cofresí –conocido como El Cachorro- comienza a dedicarse a la piratería en el Mar Caribe, ya esta ocupación delictiva estaba en franco declinar. La época dorada de la piratería casi había desaparecido junto a muchos de sus famosos bucaneros como Henrio Morgan, William Kidd, Francis Drake, John Clifford, el Capitán Cokke; las afamadasCharlotte de Berry, Anne Dieu Le Veut, Anne Bonny y María Leyó. Con ese grupo también se fue el primer pirata puertorriqueño, el exitoso Miguel Henríquez, quien terminó su vida muy holgadamente en su mullida cama.
A pesar de que eran pocos los que se dedicaban a las fechorías marítimas para los años en que Cofresí merodeaba las aguas del Caribe, los ataques de corsarios se daban desde Canadáhasta Argentina. Y en los mares de las Antillas fueron famosos los haitianos Dominique Usted y Henri Caesar; y de Cuba, el famoso Diablito, de quien sólo se sabe que murió en el 1823, dos años antes que El Cachorro.
Es decir que, para los años entre 1815 y 1825, no existía ningún otro pirata de envergadura; uno que por sus hechos pudiera igualarse al nuestro o reclamar tal título, depredandolas aguas en derredor de la Isla de Puerto Rico como lo hiciera Roberto Cofresí Ramírez de Arellano.
La forma y manera en que fue apresado luego de batirse a cañonazos con la goleta de guerra norteamericana llamada Grampus comandada por el Capitán John D. Sloat, por casi la mitad de la costa sur de Puerto Rico; el subsiguiente hundimiento de su bergantín Ana; su nado a tierra y posterior capturapor una patrulla española en las playas entre Arroyo y Patillas luego de una escaramuza de la que salió herido, fueron, de por sí, elementos suficientes para cuadrar una novela. En la realidad del caso, el despliegue de valor, audacia, temple, conocimientos marinos y de las costas, y la fría manera en que se dice enfrentó a la muerte aquella madrugada del 3 de marzo de 1825, son materia de leyenda.2. Los dos elementos principales de la leyenda
Fueron dos los elementos que hicieron una leyenda de Roberto Cofresí. El primero, su audacia. El segundo, la reputación que se creó en torno a su persona en términos de creérsele ser un romántico que distribuía mucho del producto de sus saqueos entre la gente pobre del litoral suroeste de la Isla, especialmente entre los residentes de su...
tracking img