Cohelo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 93 (23091 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 6 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
MAKTUB

**Paulo Coelho**

Colección: Biblioteca Paulo Coelho Director editorial: Virgilio Ortega Coordinación: Pilar Mora Realización: Macarena de Eguilior Diseño cubierta: Hans Romberg Realización gráfica: Noemí Reyes Ilustración de la cubierta: foto Kim Pedrós Título original: Maktub Traducción: Ana Belén Costas © Paulo Coelho, 1994 © de esta edición Editorial Planeta DeAgostini, S.A.,2001 Aribau, 185. 08021 Barcelona www.planetadeagostini.es © Editorial Planeta DeAgostini Argentina, S.A.I.C. Avda. Independencia 1668. Capital Federal Distribuye en Capital: Huesca-Sanabria, Baigorri 103. Capital Federal Distribuye en Interior: D.G.E, Alvarado 2118. Capital Federal © Editorial Planeta de Agostini, S.A. Calle 21 n° 69-53. Bogotá D.C. Colombia ISBN: 84-395-9167-5 Depósito legal: B.35.107-2001 Imprime: Cayfosa—Quebecor, S.A. Santa Perpetua de Mogoda (Barcelona) Printed in Spain — Impreso en España — febrero 2002 Edición digital: Adrastea, Noviembre 2007

Paulo Coelho

Maktub

Para Nhá Chica, Patricia Casé, Edinho y Alcino Leite Neto

4

Paulo Coelho

Maktub

NOTA DEL AUTOR

Maktub no es un libro de consejos, sino un intercambio de experiencias. Se compone engran parte de las enseñanzas de mi maestro, a lo largo de once largos años de convivencia. Otros textos son relatos de amigos, o de personas con las que estuve una sola vez, pero que me dejaron un mensaje inolvidable. Finalmente, hay libros que leí e historias que, como dice el jesuita Anthony Mello, pertenecen a la herencia espiritual de la raza humana. Maktub nació de una llamada telefónica deAlcino Leite Neto, en aquel entonces director de la sección «Ilustrada» de A Folha de São Paulo. Yo estaba en Estados Unidos y recibí la propuesta sin saber exactamente lo que iba a escribir. Pero el desafío era estimulante, y decidí afrontarlo; vivir es correr riesgos. Al ver el trabajo que me daba, casi desistí. Además, como tenía que viajar para promocionar mis libros en el extranjero, lacolumna de todos los días se convirtió en un tormento. Sin embargo, las señales me decían que continuase: me llegaba una carta de algún lector, un amigo me comentaba algo, alguien me enseñaba los recortes guardados en su cartera. Poco a poco, fui aprendiendo a ser objetivo y directo en el texto. Me vi obligado a releer textos que había evitado volver a leer, y el placer de este reencuentro fue inmenso.Comencé a anotar más cuidadosamente las palabras de mi maestro. En fin, me puse a mirar todo lo que ocurría a mi alrededor como un motivo para escribir Maktub; y esto me enriqueció de tal manera que hoy siento gratitud hacia esa tarea diaria. Para este volumen he seleccionado textos publicados en A Folha de São Paulo entre el 10 de junio de 1993 y el 11 de junio de 1994. Las columnas sobre elguerrero de la luz no forman parte de este libro, se han publicado en El Manual del Guerrero de la Luz. En el prefacio de uno de sus libros de relatos, Anthony Mello comenta: «Mi tarea fue simplemente la de tejedor, no merezco el mérito del algodón ni del lino.» Ni yo, tampoco. PAULO COELHO

5

Paulo Coelho

Maktub

Yo te alabo, Padre, porque has ocultado estas cosas a los sabios y prudentesy las has revelado a los pequeños. LUCAS, 10, 21

6

Paulo Coelho

Maktub

El viajero está sentado en medio de la
vegetación, mirando una casa humilde que está enfrente de él. Ya había estado allí antes, con algunos amigos, y todo lo que había notado entonces fue la semejanza entre el estilo de la casa y el de un arquitecto español, que vivió hace muchos años, y que jamás estuvo enaquel sitio. La casa queda cerca de Cabo Frió, en Río de Janeiro, y está totalmente construida de trozos de vidrio. Su dueño, Gabriel, soñó en 1899 con un ángel que le decía: «Construye una casa de trozos.» Gabriel empezó a coleccionar ladrillos rotos, platos, porcelanas y jarras partidas. «Cada trocito, transformado en belleza», decía Gabriel de su trabajo. Durante los primeros cuarenta años, los...
tracking img