Colash poetico de la epoca romantica

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (486 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Dentro de este inquieto, apresurado y moderno mundo,
arrancamos todo el placer de nuestros corazones, tu y yo.
Ahora, las blancas velas de nuestra nave ondean firmes,
pero ha pasado el momento delembarque

Autor: óscar Wilde

Mi corazón es angustia, y lagrimas caen de mis ojos;
hace largo, largo tiempo que la alegría me es extraña:
olvidado y sin amigos soporto mil montañas,
sin unavoz dulce que suene en mis oídos.
Autor: Robert Burns
No hallara paz con el, ni bien conmigo
el que solo la quiso, la desprecia;
yo, qué tanto la amaba, la maldigo

Autor: Ramón de CampoamorRecordaras los antiguos besos,
y aun el frio dolor que crecía.
Recordaras aquella poderosa dicha,
y aun los ojos y las manos perdidas.
Recordaras todo el remordimiento
por lo escasos que fueron susbesos,
el sueño perdido de como se conocieron
es el sabor a miseria en tus labios marchitos.
Entonces parecía amor, pero nacido para morir,
el hoy es inquietud, dolor:
la bendición es el olvido,el silencio;
mi amor es solitario, mas nunca será un secreto.

Autor: William Morris
Llora en silencio mi alma solitaria,
excepto cuando este mi corazón
unido al tuyo en celestial alianza
demutuo suspirar y mutuo amor.
Autor: lord Byron
Y no queda nada por hacer
salvo besarnos una vez más, y partir.
No, no hay nada que debamos lamentar,
yo tengo mi belleza, y tu el arte.
No, quenunca comience,
un mundo no es suficiente
para dos como tú y yo. Autor: Óscar Wilde
¿Te ríes?...algún día
sabrás, niña, porque;
mientras tú sientes mucho y nada sabes,
yo,que no siento ya, todo lo sé.

Autor: Gustavo Adolfo Bécquer
¡Ay!, aquella mujer, tan sólo aquélla,
tanto delirio a realizar alcanza,
y esa mujer tan cándida y tan bella,
es mentida ilusión de laesperanza
es el alma que vívida destella
su luz al mundo cuando en él se lanza,
y el mundo con su magia y galanura
es espejo no más de su hermosura.
Autor: José de Espronceda
Así es, no...
tracking img