Collar de tristezas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (468 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Collar de Tristezas
(Cuento)
Por Jose Ignacio Florez Ricardo
La prensa llegó como un rayo al lugar en donde estaba la aterrorizada mujer. María, la víctima del atentado y una de tantas colombianasa quienes el flagelo de la violencia les había robado su identidad y esperanza, tendría unos cuarenta años de edad y era madre de una niña de ocho y de dos niños de seis y de cinco. A esa hora ellos,seguramente, la esperarían en su casa para almorzar juntos. En la mujer se confundían el miedo a la muerte y una inmensa tristeza originada por el desamparo en que quedarían sus hijos, pues el padrede los menores había sido muerto bajo el fuego cruzado de guerrilleros y paramilitares, dos años atrás en el sur de Bolívar. 

En el collar letal, ajustado al cuello de la mujer brillaban -encontradicción- la luz del bien de la ciencia y la del mal de la deshumanización. Mientras María forcejeaba por quitarse el artefacto, los curiosos especulaban sobre los responsables del acontecimiento. -Fueron los de la guerrilla, quienes se lo pusieron - decían unos. - Fueron los “paras” - argumentaban otros. - ¡ Qué importa quiénes fueron !, ¡ Aquí lo único que vale es que se termine este horror queestamos viviendo ! – terció con fuerza un socorrista que había acudido en ayuda y en quien se reflejaba una gran rabia por no poder hacer nada. 

Después de dos horas apareció la policía yrápidamente acordonó una cuadra a la redonda; luego llegó un afanado cura a quien se le permitió acercarse a María, pues ella así lo había solicitado. - Padre, ¡ me van a matar ! – gritó la mujer, metiéndoseentre los brazos del padre García. - Dios te bendiga y que su voluntad te proteja – susurró el clérigo. - Mis pobres hijitos ... ¿ por qué su suerte ? - inquirió María en medio del llanto. - Dioscuidará de ellos – respondió el cura – y Bienestar Familiar los recibirá en un albergue – acotó. - Perdóneme padre, pero ¿ de qué valen Dios y los bienestares, si los niños quedarán con sus almas...
tracking img