Colonialidad del ser

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1743 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
YEIDY MILENA CARDONA CARDONA

ANTROPOLOGIA PEDAGOGICA Y FORMACION INTEGRAL

¿QUÉ ES EL HOMBRE SINO UNA SUMA DE EQUIVOCACIONES?
¿Por qué somos lo que somos?

INTRODUCCIÓN
Desde la antigüedad, y sin necesidad de considerar lo larga y azarosa que es la historia de la humanidad -ya que no es la razón de este ensayo- ha habido circunstancias, que observadas una a una no muestran ninguna pistapero, que al considerarlas en conjunto dan una respuesta a la razón de “ser” de la existencia del hombre dentro de la subjetividad de la vida y con todas las consideraciones humanas de que es posible el entendimiento; puedo decir que esa es la razón de este ensayo “[…] la auto-comprensión del ser humano”1.
A continuación consideraremos, como primera instancia, aquellos factores que en eltranscurrir de la historia colombiana han sido los determinantes de lo que hoy somos, analizando cómo el colonialismo se ve afectado por el nacimiento de la antropología como un intento de entender las culturas “primitivas”2 americanas para saberlas “gobernar”2, y por la “invención del otro” que además de ser un constructo a consecuencia del “descubrimiento de América” también determina en nosotros laconcepción del otro en la definición de un yo. Como segunda instancia se establecerán las concepciones del ser en cuanto el colonialismo y las características propias del ser colombiano en comparación con el ser japonés, apropósito del terremoto en Japón, y con respecto a las actitudes que asumen unos y otros afrontando una emergencia.

COLONIALISMO
No puedo dejar de expresar la indignación queme da el saber que aún muchos colombianos creen que los españoles nos hicieron un favor al sacarnos del salvajismo e incluso que muchos traten a España como nuestra “madre” patria. Bien dice Sigmund Freud que madre no hay sino una, gracias a Dios3…, y no es el hecho de llevarle la contraria a la madre (como lo explica alguna teoría del psicoanálisis), la situación es más compleja; ya que para elmomento en el que ellos –los colonizadores- llegaron, nuestros nativos tenían una marcada cultura ancestral4, poseían una organización política y social definida, comandada en su mayoría por cacicazgos5, como los encargados de administrar los bienes, comandar la defensa del territorio, en caso de peligro, y hacer públicas las decisiones del concejo (que eran los ancianos de la tribu), quienesdebido a su experiencia y virtudes demostradas, eran los que mandaban -por decirlo de alguna manera- en esta. Luego, apreciando lo que había cuando estos facinerosos llegaron, podemos sopesar que lo que hicieron con nosotros fue una salvajada, que le costó la vida casi a la totalidad de los habitantes del territorio recién “descubierto”.
Hoy me da risa esa palabra, y también considerar la herenciade mañas que nos dejaron. Aún estoy consciente de que ningún ser humano es perfecto, de seguro nuestros ancestros tampoco lo eran; además de que es en la diferencia en donde se construyen cosas importantes, valiosas y buenas. Pero hacerme consciente de esa tremenda carga con la que tenemos que lidiar por que a alguien se le ocurrió decir que los europeos son superiores, lo que indica que “losdemás son inferiores”; es imposible cuando el inferior soy yo, y más si yo no tengo la cara dura de considerar alguien inferior a mí.
En este momento viene a mi mente una historieta de Quino que leí hace muchos años, tal vez sea muy conocida, es Mafalda. En una de sus tantas ocurrencias ella escuchaba decir a alguien que Dios, a todos los humanos, nos veía como iguales; y ella -en su inocencia de niñacrucial- observaba que tenía miopía y debía usar lentes. Y es gracias a eso que justifico lo valiosa que es la diferencia, pero una diferencia en la que no haya sesgos, una diferencia en la que valgan lo mismo el billete de $5000 que tengo en el bolsillo, que alguno de los 4000 billetes de $5000, obviamente, que tiene el presidente.
Es obvio, mis deseos son utópicos, como también lo fueron...
tracking img