Comenio

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1413 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 25 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El anciano, el ángel y el muñeco. Escritora de cuentos infantiles de Buenos Aires, Argentina. Cuentos de ángeles. Cuentos de muñecos.

Don Ramiro era un fabricante de muñecos. Desde pequeño le había gustado fabricar todo tipo de muñecos en diferentes materiales. Era un hombre muy hábil, pero muy egoísta, por esa razón no tenía amigos. No había querido casarse y aún menos tener hijos. Para él,siempre estaban primero sus necesidades que las de cualquier otra persona. Era avaro con sus empleados y no conocía la caridad. No era un hombre querido, pero eso jamás le había importado. Desde joven, había vivido en la más absoluta soledad. Ya anciano, con el peso de los años y la soledad sobre sus espaldas, empezó a preguntarse por qué había llegado a esa edad con la única compañía de susinanimados muñecos. Pasaba el día pensando en qué era lo que había hecho mal, pero su mente acostumbrada a pensar primero en él, no le permitía darse cuenta que una vida de egoísmo se paga con la soledad más absoluta. Una noche, el anciano estaba trabajando en lo que llamaba su “obra maestra”, un gran muñeco de madera a escala natural que, en rigor de verdad, mucho se le parecía. El muñeco tenía ungesto adusto, una expresión poco simpática. Daba la impresión que estaba hecho para ahuyentar  a los niños y no atraerlos. Cansado de trabajar, se quedó dormido sobre el muñeco. – Esta es mi oportunidad – Dijo su angelito de la guarda, que dicho sea de paso, tenía las alitas caídas por la tristeza de no haber podido cambiar el destino del anciano. El ángel había tratado toda la vida  ablandar elcorazón de Don Ramiro, pero le había sido imposible. Parecía que el anciano poseía una fría roca, en lugar de un tibio corazón. Viendo que el hombre estaba profundamente dormido y sin siquiera tocarlo, levantó al gran muñeco de madera y le dijo: – Tu me vas a ayudar. El angelito despertó al anciano, le guiñó un ojo y lo saludó afectuosamente. Don Ramiro, no salía de su asombro. Supuso que estabasoñando, pero cuando el pícaro ángel le tiró de la oreja, se dio cuenta que lo que ocurría era real. – ¡Mira que me has dado trabajo hombre! – Exclamó el ángel. – ¡No puede ser, es imposible! - Exclamó el hombre. – ¿Qué es lo que no puede ser? ¿Que tu ángel te de un tirón de orejas? Se que no es común, pero no me has dejado otra opción ¡Toda la vida tratando de ablandar esa roca que tienes por corazón!– No entiendo, no entiendo – Decía Don Ramiro tomándose la cabeza y caminando hacia atrás. – ¿Qué es lo que no entiendes? ¿Qué  te haya tirado de la oreja o cómo llegaste a este punto tan triste de tu vida? Lo primero ya te lo expliqué, eres duro de entendederas. Ahora te explicaré lo realmente importante, siéntate. El ángel intentó tomar la mano al anciano, quien la retiró como si hubiese tocadouna brasa caliente. – Yo puedo solo – Dijo molesto y se sentó dispuesto a escuchar, pero no de muy buena gana. – Será mejor que te explique de modo que puedas entender. Tomó la “obra maestra” que Don Ramiro estaba fabricando y dijo: – Haremos de cuenta que éste eres tu. Cada parte de este muñeco te pertenece. Está armado como si fueses tu mismo y cobra vida. Veremos cómo se comporta. – ¿Cómopretendes que se comporte? No es más que un muñeco – Dijo enojado Don Ramiro. – Veo que seguimos sin entender. Ya no es un muñeco, eres tu mismo y a través de él, voy a mostrarse qué te llevó a estar en la más absoluta soledad – Replicó el angelito. El muñeco comenzó a moverse toscamente. Se parecía bastante al anciano en sus rasgos, pero sobre todo en su mirada: fría y hostil. Dio vuelta su cabeza demadera de un lado hacia el otro, mirando a los otros muñecos y se detuvo en Don Ramiro, quien no salía de su estupor. Emocionado, por primera vez en su vida, el anciano quiso tomar la fría mano del muñeco, pero éste la retiró del mismo modo que él lo había hecho con el ángel momentos atrás. El muñeco era su obra maestra, casi ese hijo que no había querido tener ¿cómo era posible entonces que se...
tracking img