Comentario de calvino a tito capitulo 1

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 90 (22398 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 22 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Comentario sobre la Epístola San Pablo a Tito
Por Martín Lutero

Capítulo Uno

COMENTARIO DE LA CARTA A TITO

1:1 Pablo, siervo de Dios y apóstol de Jesucristo, conforme a la fe de los escogidos de Dios y el conocimiento de la verdad que es según la piedad,

Pablo. Para una epístola tan corta, la salutación es bastante larga, casi igual a la que figura en la epístola a los Romanos. Porotra parte, en las demás no tiene por costumbre añadirles salutaciones tan largas como las que preceden a las de los Romanos y a las de los Gálatas. El apóstol destinaba ésta únicamente a la Iglesia de Dios. Ya la misma salutación empieza por impartir enseñanza de la fe. Estructura sus palabras de tal modo que «sirven como armas de justicia para la mano derecha y para la izquierda» (2 Co. 6:7).Todo en ello brilla con fuerza y énfasis. Lo primero que destaca es que se denomina a sí mismo ministro. Cada ministro debería gloriarse de ser un instrumento de Dios a través del cual el Señor imparte sus enseñanzas, y no tener la certeza de estar predicando la Palabra de Dios. Pedro dice (1 P. 4:11): «Si alguno habla que hable como si fuesen palabras de Dios». Si ignora que imparte la Palabra deDios, es mejor que guarde silencio; porque «Dios ha hablado en su santuario» (Sal. 60:6). Por tanto los herejes, a causa de su enorme ignorancia, deben guardar silencio. Quienquiera que se halle en la certeza de ser oráculo de Dios, sabe que complace al Señor porque dice lo que Dios mismo le transmite desde los cielos a través del Espíritu Santo. Pablo nos lo asegura.
Siervo de Dios es más genéricoque ser un «apóstol». No es un siervo de la Ley; no es un siervo de los hombres en cuando concierne a la seguridad y a la certeza de su doctrina; ni tampoco es un siervo que intente imponer la esclavitud de la Ley. Así, cualquiera que se mantenga fiel a su propia función, es un siervo de Dios. Moisés fue un siervo de Dios. Leemos en Romanos 1:9: «A quien sirvo». «Siervo de Dios.» ¡Qué título tanmagnífico y destacado! Es preciso ponderar cuidadosamente el apelativo de «siervo de Dios» porque la persona que lo ostenta tiene la responsabilidad de una tarea encomendada por el mismo Señor. Así intenta convencernos de que su palabra es la Palabra de Dios, como Moisés y los otros profetas también manifestaron: «Así dice el Señor». Fue absolutamente necesario reforzar este aspecto ya que ladoctrina sobre la voluntad de Dios que Pablo traía, era muy nueva y era preciso hacer callar a los que alegaban: «Pablo era un hombre», etc... Agustín dijo: «Si alguien quiere enseñar, que se asegure de sus palabras y de su doctrina»1. En 1 Pedro 4:11 se dice: «Si alguno habla (que hable) como si fueran palabras de Dios».
Y apóstol. No sólo sirvo a Dios, sino que tengo una tarea encomendada. Aquí nosprénsenla otro tipo de certidumbre. No sólo sabe que sirve a Dios y que imparte la Palabra de Dios, sino que ha sido enviado y encargado por Él con la obligación de enseñar. Sin embargo, conocer la Palabra de Dios y enseñarla son dos cosas enteramente distintas. El poseedor de la Palabra de Dios no la enseña a menos que sea llamado a hacerlo, no debe hacerlo por cuenta propia. Con esto sedemuestra lo que significa servir a Cristo y la clase de reino que es el suyo, es decir, el invisible y espiritual. Su reino no se ve; por tanto son sus Ministros los portadores de la Palabra y quienes gobiernan en nombre de ella2. Así se rige el reino de Cristo. Al decir que a Cristo sólo se le reconoce por la Palabra, anuncia la clase de ministerio que posee, el espiritual y el invisible. Pero ¿con quépropósito eres un apóstol? ¿Qué es lo que traes?
No es sin motivo que añade las palabras «apóstol de Jesucristo», ya que también leemos en Hebreos 3:5, que Moisés y los profetas se titulaban siervos de Dios, incluso el mismo David (1 S. 16:12-13). Moisés tuvo una misión y así la enseñó, tal como se cuenta en Éxodo 19 y 20; 2 Corintios 3:7 y Hebreos 12:21. «Estoy aterrorizado y tiemblo.» No...
tracking img