Comentarios a la utopia arcaica

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 20 (4982 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
LIBRO

Mario Vargas Llosa: La utopía arcaica. José María Arguedas y las ficciones del indigenismo
(México: Fondo de Cultura Económica, 1996)

MARIO VARGAS LLOSA: LA UTOPÍA ARCAICA. JOSÉ MARÍA ARGUEDAS Y LAS FICCIONES DEL INDIGENISMO
Carlos Cousiño Valdés

l enorme talento narrativo de Mario Vargas Llosa le permite conseguir en La utopía arcaica un logro al alcance de pocos: hacerentretenido un libro sobre José María Arguedas y el indigenismo peruano. Lo que sí no puede, ya que los milagros están reservados a los santos y no a los escritores, es darle altura intelectual al indigenismo. Pero tampoco es ese el propósito del libro. Su aproximación al tema es original y atractiva: ver el mundo andino como materia prima generadora de ficciones literarias e ideológicas. Es unaperspectiva entusiasmante que bien podría extenderse a todo el continente iberoamericano. Todas aquellas elucubraciones que se inician con aquélla del “buen salvaje” hasta culminar en las desenfrenadas fantasías de nuestros pintorescos hibridistas y posmodernistas, muestran que la cantera ficcional de América Latina está lejos de haberse agotado. La utopía arcaica está construida mediante elentrelazamiento de tres grandes temas: la biografía de José María Arguedas, el análisis de su obra literaria y la historia intelectual del indigenismo peruano. En todos
CARLOS COUSIÑO VALDÉS. Sociólogo, Universidad Católica de Chile. Doctor en Sociología, Universidad de Erlangen-Nurenberg. Ex director del Instituto de Sociología de la Universidad Católica. Profesor del Instituto de Sociología y de la Escuelade Periodismo de la Universidad Católica de Chile. Autor, en otras publicaciones, de Die Verwaisung Lateinamerikas (Fink Verlag München, 1984); Razón y ofrenda (Cuadernos Instituto de Sociología, 1990) y Politización y monetarización en América Latina, en colaboración con Eduardo Valenzuela (Cuadernos Instituto de Sociología, 1994). Estudios Públicos, 72 (primavera 1998).

E

294

ESTUDIOSPÚBLICOS

estos ejes hay un proceso de degradación, de decaimiento. Arguedas es presa de profundas depresiones que lo llevan a terminar con su vida de un tiro. Su obra literaria también va perdiendo calidad y, si su obra final conserva algún valor, éste parece que le viene dado en buena parte por el sangriento eco del balazo que puso fin a su vida. También la corriente intelectual del indigenismova perdiendo fuerza en virtud de su cada vez más patente incapacidad para dar cuenta, aunque no sea sino mínimamente, de la realidad social del Perú. Pero vamos por partes. El gran tema es el mundo andino y su capacidad para generar ficciones literarias e ideológicas. En términos literarios, la preocupación de Vargas Llosa se centra en Arguedas y en breves menciones a la obra de Ciro Alegría. Entérminos ideológicos, el libro tiene un alcance más vasto, al punto que cubre buena parte de la reflexión intelectual sobre el Perú durante el siglo XX, excluyéndose tan sólo un análisis de la tradición hispanista (aunque se la menciona) como así también la obra del historiador Pablo Macera. Ambas exclusiones quizás justificadas por ser más cercanas al Perú costeño. El mundo andino que exploraVargas Llosa tiene algunas características objetivamente especiales, que nuestro autor olvida resaltar debidamente. Primero que nada es un mundo geográficamente aislado o, más moderadamente, un lugar de difícil acceso. Esto se tradujo en una menor presencia de los aparatos de administración estatal. Por otra parte, la sierra fue un mundo social donde la gravitante institución de la hacienda tuvo menorvigencia que en la costa peruana. Ello determinó algo de medular importancia: fue una zona donde la figura del patrón estuvo relativamente ausente. Esta ausencia de Estado y de patrón permitió que se desplegara en el mundo andino un sistema de explotación basado en la injusticia y la arbitrariedad, que queda bien ilustrado en lo que fue la figura del “gamonal”. Mencionemos también que es un...
tracking img