Comercio informal en mexico

El comercio informal se ha convertido hoy en día en un problema de grandes dimensiones en nuestro país. Para demostrarlo podemos recurrir a las cifras. A nivel nacional, por ejemplo, el número de personas dedicadas a esta actividad aumentó en más de 50% en los últimos 10 años y la economía informal se posicionó como un sector que representa una parte importantísima del producto y del empleo.
Enla ciudad de México y la zona metropolitana, el escenario no es más alentador, si pensamos que actualmente existen más de 200 mil vendedores ambulantes, un número considerablemente mayor a los 98 mil 379 que existían en 1997. Estas cifras hacen evidente que la línea a seguir por parte de las autoridades está basada en una suerte de tolerancia —aunque quizá sería más propio llamarla indiferencia—ante la creciente búsqueda del espacio público como forma para encontrar una salida a la pobreza y el desempleo.
Tal vez las personas encargadas del gobierno piensan que el permitir que la gente haga de calles y banquetas su centro de trabajo, puede servir como válvula de escape a la presión social generada a partir de la ineficiencia de las políticas públicas. Desgraciadamente, el efecto es elcontrario. Dejar crecer en forma desproporcionada al comercio informal puede acarrear consecuencias graves.
Y es que además de la obstrucción de la vía pública, el comercio informal se asocia con efectos negativos como la evasión del pago de impuestos, la competencia desleal, el no pago de servicios públicos, el incumplimiento de las leyes laborales, la inseguridad y los problemas de salubridad porla basura acumulada en las calles, entre otros.
Todos estos problemas fomentan un régimen de ilegalidad y una serie de condiciones que provocan el hartazgo, o al menos la incomodidad, de gran parte de la sociedad. Esta inconformidad, lamentablemente, es sólo uno de los muchos problemas que genera este tipo de comercio.
No olvidemos que la mayoría de las actividades informales se desarrollan conbajo nivel de inversión, capital humano y productividad, lo que genera empleos de baja calidad en los que se perciben ingresos muy bajos y no se cuenta con beneficios de una relación obrero-patronal como la seguridad social.
Además, si tomamos en cuenta que el sector informal se compone en su gran mayoría por personas con bajo nivel educativo (ocho de cada diez personas empleadas en él tienensólo secundaria completa o menos), se vuelve incuestionable que los riesgos de la “tolerancia” que han adoptado las autoridades pueden ser de proporciones descomunales.
El crecimiento exponencial de personas dedicadas al comercio informal hace que crezca en la misma medida el número de personas que en un futuro, debido a factores como la edad o padecimientos que afecten su salud, no podrán trabajary se encontrarán desprotegidos.
Si a esta imposibilidad para seguir llevando a cabo un trabajo añadimos la falta de preparación de quienes se encuentran en este supuesto, el resultado será que sus dependientes, incluso a corta edad, tendrán que tomar su lugar para poder, al menos, mantener su bajo nivel de vida, creándose así un círculo vicioso cuyo alcance y proporciones pueden ser algo más queperjudiciales.
El gasto social sufre también las consecuencias del comercio informal. Las cantidades que dejan de sumarse al erario público ante la evasión fiscal y la disminución de la renta de los comerciantes establecidos (y de los impuestos que pagan) son exorbitantes. La Cámara de Comercio, Servicios y Turismo de la Ciudad de México (Canaco) ha señalado que el gobierno deja de percibir alaño ingresos hasta por 50 mil millones de pesos a escala nacional, como resultado de la venta y distribución de productos piratas y de contrabando.
Por su parte, la Cámara Nacional de Comercio en Pequeño (Canacope) ha referido que el sector informal de alimentos y bebidas participa con 1.9% del PIB y tiene ventas por casi 119 mil millones de pesos al año, pero evade impuestos por IVA, ISR y...
tracking img