Como desenamorarte

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1914 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Si alguna vez has estado enamorado(a), entonces has podido conocer una de las sensaciones más maravillosas que existen en la vida. En ocasiones suelo preguntar en mis conferencias si la audiencia cree que es bueno o es malo enamorarse, a lo que generalmente responden positivamente. Luego, yo suelo afirmar, “Pues fíjense que no. Enamorarse no es bueno… ¡es buenísimo!”.
No obstante, si has tenidoque experimentar la desilusión de (lo que en esta ocasión llamaré) un “amor imposible”, entonces has cargado con uno de los conflictos emocionales más complicados que existe. He tenido la oportunidad de platicar con muchos jóvenes y señoritas que se encuentran en una relación “equivocada”, o sencillamente “enamorados de la persona incorrecta”, y no saben cómo lidiar con el asunto (y te confiesoalgo… he pasado por allí; sé que no es fácil). Quizás sea un muchacho que ha sido rechazado por su novia; o una señorita cuyo novio es abusivo con ella, o tal vez alguien que está enamorado de una persona comprometida. En estos, y tantos casos más, suelo escuchar de ellos “yo sé que no está bien” o “entiendo que debemos terminar” aunque luego agregan la frase épica que complica toda su existencia“¡pero estoy enamorado de ella!”, o bien “¡pero no puedo dejar de quererlo!”. Siento, luego existo.
Recuerdo una ocasión en la que, junto a un equipo fantástico de jóvenes, nos disponíamos a llevar a cabo un proyecto misionero en nuestra ciudad. Todos estábamos preparados, simplemente esperando instrucciones para comenzar el evento. A mi parecer, todos estábamos enfocados muy bien en la misión, hastaque comencé una breve conversación con un joven a quien llamaré Sergio. Este era un muy buen muchacho, líder, comprometido con el Señor, y novio de una chica que llamaré Pamela. Todo inició con una inocente pregunta como “¿Y qué tal va todo con Pamela?”, y siguió con la trágica narración de una relación que había terminado. Pamela había decidido en esa semana concluir su noviazgo con Sergio. Pocoa poco, él comenzó a contarme lo que había sucedido, a describirme su confusión, a expresarme sus sentimientos por ella. Poco a poco, Sergio dejó que sus emociones tomaran el control de nuestra conversación, y terminó gritando, a gran voz, con llanto incontrolable (como si alguien hubiese fallecido trágicamente) frente a toda la gente que nos estaba viendo, “¡es que yo todavía la amo!”. Nuncaolvidaré esa escena pública. Para mí y para el resto de los presentes, fue una situación sumamente incómoda (por no decir vergonzosa), no solamente por el momento en que sucedió, ¡sino porque Pamela estaba a pocos pasos de distancia y escuchó los alaridos de mi amigo! Para Sergio, sencillamente era la realidad de lo que sentía, y no lograba recuperar el control.
A veces, nuestras emociones puedenser muy fuertes, y permitimos que dominen incluso nuestros pensamientos o nuestra conducta, al extremo de hacer cosas que luego nos darían mucha pena (como en el caso de Sergio). O tal vez después nos sentimos mal por las decisiones que hemos tomado o actitudes que hemos tenido.
En ocasiones, los sentimientos son tan reales, que no sabemos cómo controlarlos, o cómo librarnos de ellos. Entendemoslo que debemos hacer, pero no lo logramos porque nuestro corazón nos dice lo contrario. Siento, luego existo.
Creo que esto constituye uno de los líos más complicados con los que tenemos aprender a luchar. Si no maduramos (rápidamente) en nuestra vida emocional, cuatro cosas van a suceder: (1) vamos a andar cargando un peso encima (que no deberíamos llevar), (2) vamos a dañar nuestras relaciones(incluso las que tanto valoramos), (3) perderemos de vista nuestras prioridades de la vida (porque nuestros sentimientos serán lo primordial) y (4) caeremos en una espiral descendiente (sintiéndonos cada vez peor por manejar inapropiadamente la situación). Puedo afirmarlo, por observación y por experiencia.
Así que, si estás enamorado(a) y sabes (no sientes… e-n-t-i-e-n-d-e-s) que necesitas...
tracking img