Como se llama este pais

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 42 (10443 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
de repente todo parece tan claro y al mismo tiempo hay tanta sombra en todas partes de repente como que ya se acaba el dolor y sin embargo duele tanto que uno ni siquiera puede mantenerse en pie de repente uno se olvida de todo pero vienen esas caras tristes los niños llorando agarrados a las perneras del pantalón no te vayas papi y de tales pero fui yo alguna vez el papi de alguien cuándo cómodónde y con quién de repente uno se ve otra vez llegando alucinado y obnubilado buscando con los ojos perdidos y perdido uno también oyendo un idioma que dijeron que era el propio pero que con ese maldito acento nadie lo entiende de repente uno sabe que nadie nos espera en ninguna parte y sin embargo sigue buscando con los ojos alelados aleteantes de sombras viejas la cara conocida que tal vez nonos identificó entre la multitud de repente dos y tres días en que no se sabe qué mismo irá a pasar de repente uno pregunta y nadie contesta porque nadie sabe nada de repente el peso del equipaje que terminamos botando por ahí porque nos sobrepasa las fuerzas el olor de la ropa sucia que ya no podemos recambiar la plata que ya se acabó en llamadas y búsquedas inútiles y el miedo de salir a la calley de que alguien nos meta en algún lugar del que ya jamás podremos salir de repente la vergüenza de repente el hambre de repente también la soledad en esta maraña de caras que poco a poco se van volviendo conocidas aunque no hablemos con nadie aunque simplemente sea la costumbre de dormir en estas sillas duras o en este suelo frío con olor a desinfectante de repente una voz que nos pregunta quénos pasa y no hay palabras ni lágrimas ni ninguna respuesta porque no nos pasa nada o simplemente de golpe nos pasa todo lo que nos ha podido pasar en un solo minuto de repente una moneda desconocida en la mano que no hemos extendido para eso de repente un bocadillo un poco de refresco algo y esa gratitud que también es ignominia y humillación y ganas de morirse pero después de comer recién altercer día de no y de repente el ruido de otro avión que sale de otro avión que llega nadie sabe para qué de repente una figura de mujer nos vuelve a encender brevemente el deseo pero ya no hay fuerzas ni siquiera para eso de repente aquellos papeles que casi no podíamos firmar con el obstinado temblor de las manos con los ojos empañados y la expectativa atenazando la garganta sin poder evitar mirar lasonrisa satisfecha del prestamista de repente las deudas de repente los niños de repente la primera prostituta barata y maloliente de repente la escuela de repente la voz de la mamá que nos dice desde la ventana que ya está la comida de repente una calle y la pelota de trapo que alguna vez pateamos de repente la sensación de estar comenzando otra vez a volar de volver a los llorosos abrazos de ladespedida de volver a la cuna caliente de volver al hueco profundo y oscuro del abrazo mayor y de no acordarse ni saber de qué color eran los ojos de la madre ni quién mismo es uno ni cómo se llamaba ese país
*****
Los perros de la División Anti Drogas del aeropuerto olisquearon un par de veces el cuerpo tendido en el ángulo del suelo y la pared. Cuando uno de ellos quiso mordisquear unamano, el guardia se lo impidió halando de la traílla y preguntó al barrendero negro: Cuándo parece que fue? El barrendero se encogió de hombros: No sé. Yo volví de vacaciones recién esta mañana. Tal vez no había comido desde que me fui –se quitó la gorra y pasó el dorso de la mano por los ojos amarillentos–. Pobre. La gente comenzó a amontonarse alrededor. Alguien quiso tomarle el pulso, alguna cosa.El guardia lo detuvo: No, déjelo. Si quiere ser útil, mejor vaya a buscar a un comisario. Solamente él puede levantar el cadáver.
  Lucrecia Maldonado Quito, Ecuador
No pudo seguir viendo las noticias de la mañana. Soltó el control de la televisión y lo dejó aun lado del sofá, desde hacía varios días tenía puestos a secar en el tendedero esos recuerdos que oníricos o reales lo venían...
tracking img