Comparación Revolución Francesa y Norteamericana

COMPARACION ENTRE LA REVOLUCION
NORTEAMERICANA Y LA FRANCESA
Rigoberto Juárez-Paz*

I
Friedrich van Gentz (1764-1832)[1], el autor del en¬sayo cuya versión española hemos realizado, fue un conocido político y pensador alemán que en una épo¬ca tuvo tan alta opinión de la Revolución Francesa que llegó a considerarla “el primer triunfo práctico de la filosofía”. Pero en 1800, cuandoescribió y público el presente estudio, su opinión ya había cam¬biado radicalmente.

Por una parte, Gentz encuentra en la Declara¬ción de independencia de los Estados Unidos la fuen¬te y origen de los llamados Derechos del Hombre, cuya proclamación generalmente se asocia con la Re¬volución Francesa y, por la otra, él sostiene que “en todo el proceso de la Revolución Norteamericana ja¬más se invocaronlos derechos del hombre para jus¬tificar la destrucción de losderechos de un ciudada¬no... Nunca se le ocurrió a ningún legislador o estadista en Norteamérica atacar la legalidad de cons¬tituciones extranjeras y establecer la Revolución Nor¬teamericana como una nueva época en las relaciones generales de la sociedad civil”.

De manera que según él, la Revolución Francesa ni fue original alproclamar los derechos del hombre, pues los norteamericanos ya lo habían he¬cho el 4 de julio de 1776, ni tuvieron los dirigentes franceses la sabiduría política de sus antecesores norteamericanos, ya que estos no permitieron que las ideas especulativas, que erróneamente creyeron ne¬cesarias para justificar su independencia, tuvieran ningún influjo apreciable sobre sus decisiones prácti¬cas. En otrostérminos, los norteamericanos no co¬metieron el absurdo político de destruir en la prác¬tica los derechos concretos de los ciudadanos, en aras de los derechos abstractos del Hombre, ni ja¬más se les ocurrió pensar que su revolución era ex¬portable, como diríamos ahora. Además, en tanto que la revolución norteamericana fue defensiva, la francesa fue ofensiva; en tanto que la Revolución Norteamericanatenía una finalidad específica, la Francesa nunca la tuvo.

Como puede advertirse fácilmente, Gentz pone énfasis sobre la superior sabiduría política de los nor¬teamericanos. Precisamente porque éstos no esta¬ban poseídos por la “mortífera pasión por los expe¬rimentos políticos con teorías abstractas y sistemas aún no probados”, hicieron una revolución en defen¬sa de los derechos de losciudadanos norteamerica¬nos, en tanto que la Revolución Francesa “empezó con una violación de derechos y cada una de sus etapas fue una violación de derechos”.

Pese a todo ello, él deplora la “ociosa declara¬ción de derechos” de la primera parte de la Decla¬ración de Independencia de los Estados Unidos.

“Cuando en el curso de los acontecimientos hu¬manos” reza el famoso texto de Jefferson, “sehace necesario para un pueblo disolver los vínculos polí¬ticos que lo han ligado a otro y tomar entre las na¬ciones de la tierra el puesto separado e igual a que las leyes de la naturaleza y el Dios de esa natura¬leza le dan derecho, un justo respeto al juicio de la humanidad exige que declare las causas que lo im-pulsan a la separación.

“Sostenemos como evidentes estas verdades: que todos loshombres son creados iguales; que son do¬tados por su Creador de ciertos derechos inaliena¬bles; que entre estos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad; que para garantizar estos derechos se instituyen entre los hombres los gobier¬nos, que derivan sus poderes legítimos del consen¬timiento de los gobernados; que cuando quiera que una forma de gobierno se haga destructora de estosprincipios, el pueblo tiene el derecho a reformarla o abolirla e instituir un nuevo gobierno que se funde en dichos principios y a organizar sus poderes en la forma que a su juicio ofrecerá las mayores probabi¬lidades de alcanzar su seguridad y felicidad. La pru¬dencia, claro está, aconsejará que no cambie por mo¬tivos leves y transitorios gobiernos de antiguo esta¬blecidos; y, en efecto, toda...
tracking img