Comunicacion

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 34 (8357 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Evolución Histórica de la Estatización de las Industrias en Venezuela.
La llegada al poder de Hugo Chávez Frías en 1999 significó no sólo un rutinario cambio de gobierno, tal como Venezuela estaba acostumbrada a presenciar desde la reinauguración del sistema democrático en 1958, sino también el inicio de un proceso de transformaciones que ha tenido, entre sus expresiones, la emergencia de unconjunto de nuevos actores sociopolíticos y el desplazamiento de los viejos. Es este el caso de las agrupaciones empresariales. A lo largo de la gestión de Chávez se ha ido decantando la vocación de su gobierno de incentivar la creación de noveles organizaciones empresariales, leales al proyecto político del Presidente, y la disminución de las tradicionales, como la Federación de Cámaras yAsociaciones de Comercio y Producción (Fedecámaras). Al mismo tiempo, el régimen ha dado señas de estar dispuesto a celebrar diálogos y concretar negociaciones con organizaciones cuyos miembros principales son grandes empresas transnacionales, como en el caso de la actividad petrolera.
Con la elección de Hugo Chávez Frías en diciembre de 1998, el sistema político venezolano fraguado a la luz de lareinstauración de la democracia, una vez derrumbada la dictadura de Pérez Jiménez, se desmoronaba bajo el peso de una profunda ilegitimidad. Esta desintegración del sistema se tradujo muy pronto en la emergencia de una nueva institucionalidad, cuya máxima expresión fue el diseño y aprobación de un nuevo texto constitucional en diciembre de 1999.
Durante la campaña electoral, los empresarios –en sumayoría– habían mostrado su desconfianza en relación con el potencial presidente y su proyecto. No obstante, frente a su arrolladora popularidad y su aceptación por la población, las organizaciones empresariales dieron una tregua pública a sus críticas y temores en los meses posteriores a la elección, para reexhibirlas en la oportunidad en la cual el recién electo mandatario presentara al país suproyecto constitucional. Entonces, el grueso del empresariado desarrolló una campaña en contra de la proposición presidencial, preocupados por los riesgos que la misma comportaba para la propiedad privada. Así, Vicente Brito, presidente de Fedecámaras para la época, señalaba que «La Carta Magna de Chávez legaliza las invasiones. El empresariado está preocupado por los planteamientos que contiene elproyecto entregado por el Presidente Hugo Chávez a la Asamblea Nacional Constituyente (…) exigimos que no se incorporen limitantes o cortapisas al derecho fundamental de la propiedad privada que todo ciudadano posee…» (El Universal, 23-08-1999, cuerpo 2, p. 1).
Ante esta posición, el Gobierno, en la voz de Luis Miquilena, mentor político de Chávez y presidente de la Constituyente, respondió:«Vendedores de baratijas es lo que son los miembros de Fedecámaras» (El Universal, 24-11-1999, titular).
Una ristra de enfrentamientos entre ambos sectores se extendió a lo largo de los tres primeros años de gobierno, crispando el ambiente empresarial. Así, una encuesta ordenada por Venamcham, la cámara que agrupa a empresarios americanos y venezolanos, reveló que el 91 por ciento de sus afiliados sentíatemor de que en Venezuela se instaurara una dictadura (Tal Cual, 26-01-2001, p. 18).
La mejor muestra de la fractura del diálogo entre los organismos empresariales y el Gobierno fue la ausencia del Presidente en las tradicionales asambleas que cada año celebra Fedecámaras en algún estado del país. Téngase en cuenta que a estas convenciones concurrieron puntualmente cada uno de los mandatariosdesde 1958 hasta 1998. Naim y otros (en Urbaneja, 1991) han señalado que «el verdadero Consejo [en alusión al Consejo de Economía Nacional] lo constituyen las asambleas anuales de Fedecámaras donde los jefes de Estado y sus séquitos, ya sean en plan amable o agrio, se sienten obligados a asistir para anunciar los grandes lineamientos de la política económica». Sirva esta cita, entonces, para...
tracking img