Comunicaciones

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1231 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Román Gubern explica los errores de la "aldea global" de McLuhan

El semiólogo español inauguró ayer con una conferencia un posgrado en Gestión en Cultura y Comunicación. En ese marco habló incluso del fenómeno de los reality shows, que comparó con las telenovelas
El teórico canadiense Marshall McLuhan "se equivocó", sentenció el hombre de cabello blanco y mirada transparente que presidía elauditorio Jorge Luis Borges de la Biblioteca Nacional. El investigador en comunicación e historiador español Román Gubern disfrutó de esa frase, que parecía impactar en el plexo de la concurrencia. "El concepto de Aldea Global que propuso McLuhan –avanzó Gubern–, suponía flujos de comunicación unidireccionales, en que, como en cualquier aldea, todos podían hablar con todos." Eso no ocurrió así.Actualmente, a cuarenta años de la famosa idea de McLuhan, uno de los profetas de la comunicación de masas, "asistimos a la monodireccionalidad que impone el Norte frente al Sur. Somos parte de un mundo en que se impone una monocultura que funciona en base a intereses mercantiles, antes que políticos o sociales, cuantitativos antes que cualitativos, y en la que parecen no tener cabida los elementosque pudieran desarrollarse por fuera de la lógica de mercado".
Gubern –que integró el staff docente del Massachusetts Institute of Technology, la Universidad de California, y el Institute of Technology de Pasadena, preside la Asociación Española de Investigadores de cine y es titular de una cátedra de Comunicación Audiovisual en la Universidad Autónoma de Barcelona– explicó el calibre del errorde McLuhan ayer por la mañana, en el marco de la conferencia Las comunicaciones en la Aldea Global, que inauguró un curso de posgrado en Gestión en Cultura y Comunicación, organizado por el INDAC (Instituto Nacional de Administración Cultural) y Flacso (Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales). Participaron de la presentación del curso, que se desarrollará a lo largo del año, el secretariode Cultura y Comunicación, Darío Lopérfido, que destacó la necesidad de jerarquizar el rol del Estado en tanto propulsor de políticas culturales, el antropólogo argentino radicado en México Néstor García Canclini, que se refirió brevemente a la reubicación de las problemáticas de cultura en tiempos de globalización, la directora de la Flacso, Guillermina Tiramonti, y el sociólogo Luis AlbertoQuevedo, que introdujo al semiólogo español.
Gubern se refirió, en el marco de la ponencia, al "nuevo escenario tecno-cultural" que sobrevino a las mega fusiones empresariales que se concretaron en las últimas dos décadas, tanto entre las grandes compañías de comunicación estadounidenses, como entre algunas importantísimas empresas norteamericanas de comunicación y entretenimiento con firmasjaponesas. Esta integración en el campo de la producción cultural dio origen a lo que el denomina "el nuevo eje Los Ángeles-Tokio", y que supone "una expropiación del imaginario norteamericano" por parte de los japoneses, que así se propaga y se consume sin aparentes obstáculos, en el resto del mundo. "El 80 por ciento del material audiovisual que se consume en Europa, es estadounidense, mientras quesólo el 2% de lo que se consume en Estados Unidos es producido en Europa", ilustró Gubern, para quien el peligro reside en que "todo aquello que no se inserta en la lógica de la ganancia y que puede ser redituable para los empresarios que lideran el campo de las comunicaciones, queda por fuera, para ser desechado".
La posibilidad de escaparle a esa "monodireccionalidad y estandarización" decontenidos y de tecnología, "que se produce en el Norte y se consume en el Norte y en el Sur", reside en la capacidad de encontrar "brechas, intersticios" que permitan una suerte de marginalidad del sistema dominante. A eso alude el concepto de "cultura intersticial", al que el investigador dio especial importancia. "Tiene conexión con el orgullo que en los años 60 acarreaba el hecho de quedar fuera...
tracking img