Concilios ecumenicos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (577 palabras )
  • Descarga(s) : 9
  • Publicado : 7 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
MICEA
Durante el siglo II, las disputas con los monarquianos, dinamistas y modalistas había fijado como doctrina, sin detenerse en los detalles, la divinidad de Jesucristo. Sin embargo, larelación entre el Padre y el Hijo había sido dejada de lado y era muy común –incluso entre los llamados “Padres de la Iglesia”– concebir tal relación como una subordinación (de ahí subordinacionismo que seconvirtió luego en herejía). Esto no causó grandes problemas hasta la llegada de Arrio.

El sacerdote Arrio era de Alejandría (formado por Luciano de Antioquía) y afirmaba un subordinacionismo rígido.Llegó a negar que Cristo fuera Dios y que fuera eterno. Esto quedó expresado en las fórmulas propias del arrianismo: “Hubo un tiempo en el que Él (el Logos) no era” y “Él proviene del no ser”. ElLogos sería una creación del Padre e instrumento suyo en orden a la creación de todo lo demás. Un demiurgo para quienes conocen la filosofía neoplatónica... esto dado que la divinidad es de taltrascendencia que no puede unirse con la materia (otro elemento platónico...). En vista de sus méritos fue también elevado a un grado especial de gracia que consiente que pueda ser llamado “Hijo de Dios” peroque no implica que sea Dios.

Desde el año 315 el arrianismo comenzó a propagarse debido a la intensa actividad misionera de Arrio. Dado que la categoría de Cristo en el arrianismo era comparable ala de un héroe o semidiós los antiguos paganos encontraron esta idea bastante cercana a sus propias fórmulas y la adoptaron con gran facilidad.

El obispo de Alejandría, que para más... se llamabaAlejandro (ja, ja, ja) convocó un sínodo en el año 318 donde se condenaron las propuestas arrianas, Arrio fue excomulgado junto con sus seguidores (dos obispos, seis sacerdotes, seis diáconos).Alejandro comunicó la decisión al Papa y a otros obispos a través de sendas cartas.

Pero la herejía siguió creciendo incontenible. Se ganó al obispo Eusebio de Nicomedia. Así el emperador consideró...
tracking img