Conducta y valores

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 16 (3766 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 25 de noviembre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
MANEJO DE LA CONDUCTA EN CASA
Las relaciones entre padres e hijos son únicas e intensas. Por lo general, las familias son felices cuando padres e hijos
saben relacionarse y comunicarse de manera afectuosa y positiva, cuando los padres se sienten capaces de ayudar a que
sus hijos se comporten bien, y cuando los hijos pueden expresar sus emociones y tener una conducta adecuada.
Las mayoresdificultades surgen cuando los padres no saben cómo manejar la conducta de sus hijos de manera eficaz. La
conducta oposicionista y desafiante es frecuente entre los niños pequeños, entre los más grandes y los adolescentes. Este
tipo de comportamiento solo constituye un problema cuando interfiere en el funcionamiento general diario en la casa y en
la escuela, con los compañeros o con otros adultos.
Losproblemas de conducta son la principal razón por la que los niños son remitidos a organismos de salud mental. La
mala conducta en niños suele estar relacionada con ambientes familiares de mucha tensión o conflictos de vida. Los niños
con problemas de comportamiento también pueden afectar negativamente la salud emocional de sus padres. Las
investigaciones, por ejemplo, han determinado que las madresde niños remitidos por mala conducta comunican estados
depresivos con más frecuencia que otras madres. La existencia de estos problemas en la niñez tiene una marcada relación
con futuras dificultades psicológicas, sociales y ocupacionales, y la delincuencia. En vista de estos efectos a largo plazo,
la intervención temprana es muy importante.
¿Qué podemos hacer como padres?
Tener una buena relaciónes fundamental y necesario para acrecentar su habilidad para manejar la conducta de su hijo y
ayudarlo a aprender a controlar sus emociones. A continuación, encontrará algunos consejos que lo ayudarán a mejorar la
relación con su hijo.
Pase tiempo con su hijo a diario compartiendo actividades divertidas, por ejemplo jugando con los juguetes y leyendo.
Preste atención a las conductas positivas desu hijo describiendo lo que está haciendo y elogiando sus actos toda vez
que sea posible. En caso de niños más grandes, comparta una actividad que ellos hayan elegido y hable con ellos.
Escuche lo que dice su hijo con atención, sin corregir ni criticar.
Elogie a su hijo a menudo toda vez que muestre conductas adecuadas. Sea concreto. Puede elogiar a su hijo diciendo
cosas como: “Omar, me gustamucho la forma en que compartes todo con tu hermana” o “Hani, estoy contenta de que
hayas hecho tu cama como te lo pedí.”
Ignore los episodios menores de mala conducta para llamar la atención, como el lloriqueo, ya que los niños suelen
portarse mal para captar la atención de sus padres. No dar la atención que reclaman ya es suficiente castigo. Una vez
que el niño deja de hacerlo y comienza a portarsemejor, cerciórese de prestar mucha atención a lo que está haciendo.
Esto es señal de que usted ignora intencionalmente las conductas que no quiere que tenga su hijo y que refuerza, con
elogios, aquellas actitudes que sí quiere que tenga. Así, habrá más probabilidades de que su hijo se comporte
adecuadamente y menos probabilidades de que tenga una conducta inadecuada.
Comuníquele a su hijoexpectativas concretas, como que siga sus indicaciones después de dos avisos, que comience la
tarea escolar a las 5 de la tarde o que tome un baño antes de acostarse. A menudo, los niños se comportan mejor
cuando saben qué se espera de ellos y cuando son recompensados por sus logros. Algunas recompensas son, por
ejemplo, los elogios verbales y los no verbales como los abrazos y pequeños obsequios, comoautoadhesivos,
pequeños juguetes o tiempo extra en la computadora o para mirar televisión. Para los jóvenes y adolescentes, las
recompensas pueden incluir acostarse más tarde los fines de semana, verse más con sus amigos o un aumento de la
mensualidad.
Tenga presente cómo y cuándo le da una orden o una instrucción a su hijo. Los jóvenes y adolescentes responden
mejor cuando las órdenes son breves...
tracking img