Conferencia 17 freud

Unidad IV

Freud

Conferencia 17: “El sentido de los síntomas” (1916-1917)

En la exposición anterior desarrollé la idea de que la psiquiatría clínica hace muy poco caso de la forma de manifestación y del contenido del síntoma individual, pero que el psicoanálisis arranca justamente de ahí y ha sido el primero en comprobar que el síntoma es rico en sentido y se entrama con el vivenciar delenfermo. Los síntomas neuróticos tienen entonces su sentido, como las operaciones fallidas y los sueños, y, al igual que estos, su nexo con la vida de las personas que los exhiben.

La llamada neurosis obsesiva se comporta más como un asunto privado del enfermo), renuncia casi por completo a manifestarse en el cuerpo y crea todos sus síntomas en el ámbito del alma. La neurosis obsesiva seexterioriza del siguiente modo: los enfermos son ocupados por pensamiento que en verdad no les interesan, sienten en el interior de sí impulsos que les parecen muy extraños, y son movidos a realizar ciertas acciones cuya ejecución no les depara contento alguno, pero les es enteramente imposible omitirlas. Los pensamientos (representaciones obsesivas) pueden ser en sí disparatados o también sóloindiferentes para el individuo; a menudo son lisa y llanamente necios y en todos los casos son el disparador de una esforzada actividad de pensamiento que deja exhausto al enfermo y a la que se entrega de muy mala gana. Se ve forzado contra su voluntad. Los impulsos que siente en el interior de sí pueden igualmente hacer una impresión infantil y disparatada, pero casi siempre tienen el más espantablecontenido, como tentaciones a cometer graves crímenes, de suerte que el enfermo no sólo los desmiente como ajenos, sino que huye de ellos, horrorizado, y se protege de ejecutarlos mediante prohibiciones, renuncias y restricciones de su libertad. Pero, con todo eso, jamás, nunca realmente, llegan esos impulsos a ejecutarse. Lo que el enfermo en realidad ejecuta, las llamadas acciones obsesivas(rituales).

No piensen ustedes que podrían lograr algo con el enfermo exhortándolo a distraerse, a no ocuparse de esos pensamientos. Por que el enfermo sólo puede hacer una cosa: desplazar, permutar, poner en lugar de una idea estúpida otra de algún modo debilitada, avanzar desde una precaución o prohibición hasta otra, ejecutar un ceremonial en vez de otro. Puede desplazar la obsesión, pero nosuprimirla. La desplazabilidad de todos los síntomas bien lejos de su conformación originaria es un carácter principal de su enfermedad.

Ahora Freud cuenta un caso:

Una dama de 30 años, que padece de las más graves manifestaciones obsesivas ejecutaba, entre otras, la siguiente acción obsesiva. Corría de una habitación a la habitación contigua, se paraba ahí en determinado lugar frente lamesa, tiraba del llamador para que acudiese su mucama, le daba algún encargo trivial o aun la despachaba sin dárselo, y de nuevo corría a la habitación primera. Toda vez que había preguntado a la enferma: «¿Por qué hace eso? ¿Qué sentido tiene eso?», ella había respondido: «No lo sé». Pero un día, después de que pude vencer en ella un grueso reparo de principio, de pronto devino sabedora y contó loque importaba para la acción obsesiva. Hacía más de diez años se había casado con un hombre mucho, pero mucho mayor que ella que en la noche de bodas resultó impotente. Esa noche, él corrió incontables veces desde su habitación a la de ella para repetir el intento, y siempre sin éxito. A la mañana dijo, fastidiado: «Es como para que uno tenga que avergonzarse frente a la mucama, cuando haga lacama»; y cogió un frasco de tinta roja, que por casualidad y volcó su contenido sobre la sábana, pero no justamente en el sitio que habría tenido derecho a exhibir una mancha así. Mi paciente me llevó frente a la mesa de la segunda habitación y me hizo ver una gran mancha que había sobre el mantel. Declaró también que se situaba frente a la mesa de modo tal que a la muchacha no pudiera pasarle...
tracking img