Conferencia de adela cortina

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2308 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de noviembre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
Reproducción parcial de la conferencia dictada por la Doctora Adela Cortina, con motivo  del lanzamiento del Pacto Mundial en México. Ciudad de México, 9 de junio de 2005. 

Ética de la empresa: una apuesta prudente y justa  Conviene  empezar  una  intervención  pública  aclarando  el  significado  del  título.  La  palabra  "ética"  procede  etimológicamente  del  vocablo  griego  "êthos", que  significa  "carácter",  de  modo  que  la  ética  se  relaciona  con  la  forja  del  carácter.  Las  personas  nos  vamos  forjando  un  carácter  con  las  decisiones  que  vamos  tomando  a  lo  largo  de  nuestras  vidas. Y dado que esto es inevitable, lo inteligente es tratar de forjarse un buen carácter, un  carácter  que  nos  haga  justas  y  felices.  Las  organizaciones,  de  un modo  análogo  a  las  personas, también van adquiriendo con el tiempo un carácter. Y una de las limitaciones de  nuestro  tiempo  es  que,  al  quererlo  todo  "para  ya",  al  vivir  inmersos  en  el  cortoplacismo,  podemos olvidar la formación del carácter, que exige pensar y actuar para el medio y largo  plazo, que es el tiempo humano.  Por su parte,  la palabra  "moral"  puede entenderse  de diferentes  maneras, pero una  muy sugerente es la que propone José Ortega y Gasset. Según él, las gentes ­y  yo añadiría  también  las organizaciones­ pueden estar altas de moral o desmoralizadas. La persona o la  organización que se encuentra desmoralizada no se encuentra con ánimo para enfrentar los  retos  vitales  con  altura  humana.  En  cambio  la  que  está  alta  de  moral,  sea persona  o  sea  organización,  sí  tiene  la  energía  necesaria  como  para  hacer  frente  a  los  retos  vitales  y  resolver  los  problemas  con  gallardía.  Y  es  importante  que  las  empresas,  en  nuestro  caso,  estén altas de moral, porque entonces son proactivas, y no reactivas: se anticipan al futuro,  creándolo, en vez de dejarse ganar por él y responder de forma reactiva. En este orden de cosa, en los años setenta del siglo XX surge la ética de la empresa  con  una  triple  peculiaridad  al  menos.  En  principio,  escándalos  como  el  Watergate  recuerdan  que  ni  la  política  ni  la  economía  funcionan  cuando  falla  la  confianza  de  los  ciudadanos en  los políticos o en los empresarios. La confianza es un capital  muy difícil de crear, muy fácil de dilapidar y muy difícil de reponer;  por ello los casos de corrupción  tienen  un  elevado  costo  en  términos  económicos,  pero  también  en  términos  de  capital  social.  Es  necesario  ­se  pensó­  re­moralizar  a  las  empresas,  dotarlas  de  un  carácter  transparente, comprometerlas con la sociedad. Y para ello lo importante sería, y ésta es la segunda peculiaridad, más que discutir sobre ideologías, recurrir a las buenas prácticas.  Los  seres  humanos  deberíamos  ser  capaces  de  elaborar  códigos  que  recojan  las  buenas  prácticas  de  nuestra  profesión,  de  nuestra  empresa  o  incluso  de  nuestro  país.  Hacer un código ético no significa escribir un documento, sino reunir poco a poco a los  distintos stakeholders, a  los distintos afectados de cada caso, y dialogar con ellos  sobre los valores en los que creemos y sobre cómo pueden plasmarse en buenas prácticas, tanto  en el caso de las empresas como en el de los pueblos. El principal problema en todos los  países es el de la educación, y dentro de la educación, la educación en valores.  Dentro  de  estos  códigos  hay  un  principio  supremo  que  sirve  de  referencia  en  cualquier  ética  moderna:  que  toda  persona  es  un  fin  en sí  misma,  es  absolutamente  valiosa  y  no  puede  ser  tratada  como  un  simple  medio.  La  persona  no  puede  ser 1 

Resumen elaborado por Franchi Raúl Martínez Moreira 

instrumentalizada, sino que tiene que ser empoderada. Por tanto, en el seno de la empresa  el  aumento  de  la  competitividad,  como  imperativo  de  la  empresa,  debe  conseguirse  a ...
tracking img