Confesiones san agustin

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 460 (114829 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 22 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Índice


Confesiones o Presentación o Prólogo del traductor o Libro I Confiesa San Agustín los vicios y pecados de su infancia y de su puericia, y da gracias a Dios por los beneficios que recibió de su mano en una y otra edad Capítulo I Reconociendo Agustín la grandeza y majestad de Dios se enciende en deseos de alabarle Capítulo II Que Dios está en el hombre y el hombre en Dios Capítulo IIICómo Dios está en todas partes Capítulo IV Que la majestad y perfección de Dios son inexplicables Capítulo V Pide Agustín a Dios perdón de sus pecados Capítulo VI Describe Agustín su infancia, y alaba la eternidad y providencia divina Capítulo VII Que aun la primera edad de la infancia no está libre de pecados Capítulo VIII

Del modo con que aprendió a hablar, cuando llegó a la niñez CapítuloIX Del aborrecimiento que los muchachos tienen al estudio, amor al juego y temor al castigo Capítulo X Cómo por amor al juego no se aplicaba al estudio Capítulo XI Afligido con una enfermedad pide el Bautismo; pero habiéndose mejorado prontamente, se dilata el dárselo por consejo de su madre Capítulo XII Cómo le compelían y forzaban al estudio, y cómo Dios volvía en bienes sus males Capítulo XIIIA qué estudio se aficionaba más Capítulo XIV Del aborrecimiento que tenía al estudio de la lengua griega Capítulo XV Oración del Santo a la Majestad divina Capítulo XVI Reprueba el método que comúnmente se observa en la enseñanza de la juventud Capítulo XVII Continúa reprendiendo el modo acostumbrado de ejercitar a los jóvenes en el estudio Capítulo XVIII

Que los hombres ponen cuidado enguardar las leyes y preceptos de los gramáticos, y no lo ponen en observar los mandamientos de Dios Capítulo XIX Que algunos vicios de la puericia pasan también a otras edades del hombre Capítulo XX Da gracias a Dios San Agustín por los beneficios que le hizo en la puericia
o

Libro II Llora amargamente el año decimosexto de su edad, en que, apartado de los estudios, estuvo en su casa y se dejóllevar de los halagos de la lascivia, y se entregó a una vida derramada y licenciosa Capítulo I De su adolescencia y vicios de aquella edad Capítulo II Cómo a los dieciséis años se entregó a amores impuros Capítulo III Del viaje que hizo a Cartago para continuar allí sus estudios y de los intentos de sus padres en orden a esto mismo Capítulo IV De un hurto que hizo en compañía de otros Capítulo V Queninguno peca sin algún motivo Capítulo VI Que todas las cosas que nos incitan a pecar con apariencia de bien, solamente en Dios es donde son verdaderos y perfectos bienes

Capítulo VII Da gracias a Dios porque le ha perdonado sus pecados y porque le ha preservado de otros muchos Capítulo VIII El gusto de obrar mal en compañía de otros fue lo que le movió a hacer aquel hurto Capítulo IX De loperjudicial y contagiosa que es la mala compañía Capítulo X Que todo el bien está en Dios
o

Libro III Confiesa cómo en Cartago se enredó en los lazos del amor impuro, que leyendo allí el Hortensio de Cicerón, al año 19 de su edad, se excitó al amor de la sabiduría, y cómo después cayó en el error de los maniqueos. Últimamente refiere el sueño que tuvo su santa madre y la esperanza y seguridadque le dio un obispo acerca de su conversión Capítulo I Cómo deseando agradar y ser amado, cayó en los lazos del amor Capítulo II De la afición que tenía a los espectáculos trágicos Capítulo III De lo mucho que le disgustaba la conducta de los estudiantes de Cartago Capítulo IV Cómo se encendió en amor a la filosofía, leyendo el tratado de Cicerón que se intitula Hortensio Capítulo V

Ledesagradaron las Sagradas Escrituras por parecerle que tenían un estilo humilde y llano Capítulo VI Del modo con que los maniqueos le engañaron Capítulo VII Cómo se dejó llevar de la doctrina de los maniqueos Capítulo VIII Explica contra los maniqueos qué pecados se deben detestar siempre Capítulo IX De la diferencia que hay entre los pecados; y de la que hay también entre el juicio de Dios y el de los...
tracking img