Conjeturas de un sable

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1122 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 15 de febrero de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Resumen
Conjeturas sobre un sable
Soy de los que encuentran raro el comportamiento disparatado de un niño pequeño. Creo que los ademanes y muecas, las carreras sin objeto aparente, los ruidos y movimientos, volteretas, extrañas miradas y actitudes de esos infatigables locos cariocos no son casuales, sino que responden a impulsos concretos y razonamientos impecables. Cada vez que asisto a laconversación de un mocoso me asombran la firmeza de sus convicciones, la honradez intelectual y la lógica in-sobornable que articula su mundo.
El caso es que durante un techo veo caminar al niño con la cabeza baja, mirándose muy atento los pies. Y de pronto, en una especie de arrebato homicida, extrae el sable del anorak y, esgrimiéndolo con denuedo, empieza a asestar mandobles terribles al aire,con tal entusiasmo que al cabo tropieza trabándose con el arma, sostenido por tirones impacientes de la madre, inasequible al desaliento, en cuanto recobra el equilibrio vuelve a sacudir sablazos a diestro y siniestro, dirigidos a cuanto transeúnte se pone a tiro. La madre lo reconviene, zarandeándolo un poco, y ahora el tiñalpilla camina un techo cabizbajo, el aire enfurruñado, arrastrando la puntadel sable por la acera. Pero un cartero se acerca de frente, arrastrando su carrito amarillo, y la tentación es irresistible. Así que el enano mortífero alza de nuevo el sable, hace una parada como si se pusiera en guardia, y le tira un viaje al cartero, que da un respingo. El segundo mandoble intenta atizárselo a un chico joven de mochila que viene detrás, pero el otro, con una sonrisadivertida, se aparte de improviso, el sablazo se pierde en el vacío, y el niño, todavía agarrado por la otra mano a su madre, gira en redondo sobre sí mismo y cae medio sentado al suelo. Bronca y confiscación del arma letal.
Ahora madre e hijo reanudan camino, mientras este, lloroso, cautivo y desarmado, mira a los transeúntes con evidente rencor social.
Saludo con una inclinación de cabeza y sigocamino, adelantándome. Al rato cuando hago alto en un semáforo me alcanzan de nuevo. Los miro de soslayo y compruebo que el diminuto duclista lleva otra vez el sable de plástico metido en el anorak. Entonces el semáforo se pone en verde y cruzo la calle riendo entre dientes. A fin de cuentas, concluyo, un sable puede ser tan educativo como un libro. Según quien te lo ponga en las manos.

EnsayoConjeturas de un sable
Se escribe sobre este tema la narración del comportamiento de un niño pequeño.
Este ensayo habla sobre el comportamiento que se observa en un niño pequeño en específico.
Comenta sobre las muecas, las carreras sin objeto aparente, los ruidos y movimientos, volteretas, extrañas miradas y actitudes de esos infatigables locos cariocos entro muchas otras. Comenta sobre laobservación de un niño que va de la mano agarrada de su madre, lo observa detenidamente y lo describe sobre su vestuario y la impresión que le da este pequeño.
El ve que el pequeño tiene en su mano un sable de plástico metido entre la cremallera del anorak. El sable lo lleva con absoluta naturalidad, sin darle importancia, como solo un niño pequeño o un espadachín profesional pueden llevarlo. El caso esque durante un momento observa el caminar del niño con la cabeza del niño hacia abajo y cuando menos se lo espera saca su sable como todo un homicida. El niño comienza a agitarlo primero contra el aire con tal entusiasmo que al cabo tropieza, por los tirones impacientes de su madre. En cuanto recobra su equilibrio el pequeño niño comienza a agitar su arma de juguete a diestra y siniestra contrael que pase cerca de él.
En ese momento caminaba un cartero arrastrando su carrito amarillo, y la tentación para el pequeño fue irresistible. Así que el niño mortífero alza de nuevo el sable, y ataca al cartero, que da un respingo. Y enseguida va pasando un chico joven de mochila con una sonrisa divertida, se aparte de improviso, el sablazo se pierde en el vacío, y el niño todavía agarrado de la...
tracking img