Conocimiento mistico

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 22 (5287 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
CONOCIMIENTO MISTICO

Santa Teresa de Jesús vivió sesenta y siete años (1515-1582) de los cuales veintiocho los dedicó fundamentalmente a un viaje interior que realizó a través de su inconmensurable alma para encontrar a Dios y unirse a Él.
Las historias más importantes de ese viaje las dejó escritas en sus Relaciones Espirituales, El libro de su vida (1562) y El castillo interior, mejorconocido como Las moradas (1577).

Adolescencia: libros de caballería, amistades, amores y vocación

A los catorce años hace amistad con una pariente suya, “de livianos tratos”, que visitaba frecuentemente su casa y que la indujo a “perder el temor de Dios”, pero no el de la deshonra. Teresa guardaba las apariencias: “Con pensar que no se había de saber, me atrevía a muchas cosas bien contraellas y contra Dios”. Para ello contaba con el apoyo de su amiga y la colaboración de las criadas. Aparentemente esto se relaciona también con un amorío de un primo suyo, al que veía en secreto. Dice que la disculpa para lo que hizo es que estaba tratando “con quien por vía de casamiento me parecía podría acabar bien” y su confesor y otras personas le decían que “no iba contra Dios”. Pero agrega queel peligro de perder la honra estuvo a la mano y que todo el asunto debió de no ser tan secreto pues su padre sospechó y la llevó como interna al convento de las agustinas a Nuestra Señor de Gracia “donde se criaban personas semejantes, aunque no tan ruines en costumbres como yo”.
De esta época dice: “Yo estaba entonces ya enemigísima de ser monja”
“Diome una gran enfermedad, que hube detornar a casa de mi padre. En estando buena llevaronme en casa de mi hermana” María de Cepeda a Castellanos de la Cañada “que era en extremo el amor que me tenía”.
Estuvo también un tiempo en casa de su tío Pedro que le pedía le leyese libros religiosos y “ansí leídas como oídas, y la buena compañía, vine a ir entendiendo la verdad de cuando niña” de que todo era nada, de la vanidad del mundo, decómo acababa todo pronto “y temer, si me hubiera muerto, cómo me iba al infierno; y aunque no acababa mi voluntad de inclinarme a ser monja.
Decidió ser monja porque era más soportable que ir al purgatorio; y así podría ir derecho al cielo: “en este movimiento de formar este estado, más me parece me movía un temor servil que amor”.

Ingresa al convento y al año se enferma gravemente

Teresaingresó al convento de la Encarnación (1536), pero resintió mucho su decisión porque perdió la vida con su padre y parientes, por temor, no por amor.
El primer año lloró mucho por sus pecados y las monjas interpretaron su llanto como un disgusto de su estancia en el convento, en parte también porque se la pasaba enferma. Y como era el mal tan grave, que casi me privaba del sentido siempre, yalgunas veces, del todo quedaba sin él, era grande la diligencia que traía mi padre para buscar remedio; y como no le dieron los médicos de aquí, procuró llevarme a un lugar” que tenía mucha fama de curar diversas enfermedades. Estuvo un año por allá y los remedios que le dieron agravaron su enfermedad.
“A los dos meses, a poder de medicinas, me tenía casi acabada la vida; y el rigor del mal decorazón, de que me fui a curar, era mucho más recio, que algunas veces me parecía con dientes agudos me ansían de él, tanto que se temió era rabia.” Sólo podía comer una “bebida de gran hastío” y se le empezaron a encoger los nervios y se le generaban dolores insoportables de día y de noche, sin descanso. Esto la metió también en “una tristeza muy profunda”.
Después de esto su padre la llevó conotros médicos que la desahuciaron. Los nervios seguían encogiéndose provocándole dolores intolerables de pies a cabeza hasta que a mediados de agosto entró en una especie de estado de coma y muerte: “me duró estar sin ningún sentido cuatro días, poco menos”.
Como los médicos o no la curaban o la empeoraban decidió acudir a “los médicos del cielo”: “Tomé por abogado y señor al glorioso san...
tracking img