Conocimiento proyectual 1

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 53 (13229 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Dédalo y su laberinto
[pic]

El laberinto, de entrada fácil e intrincada salida, es útil como metáfora del trastorno mental, es en parte porque remite a un espacio, un tránsito y una incertidumbre, no a un personaje. (...) Así, Teseo, en su doble condición de héroe mítico -en cuya genealogía, él mismo es hijo de Poseidón, dios de los abismos-, no encarna sólo a un símbolo de la sociedadestablecida, sino también a alguien que debe enfrentarse a su propio monstruo interior. Para ello, se adentra en el laberinto -el subconsciente- y lucha con sus propios impulsos irracionales, venciéndolos como marcan los cánones morales. En esa lucha, sin embargo, Teseo se enfrentará a su otro yo, en busca de una victoria imposible; en efecto, si el Minotauro es como él, hijo perfecto de Poseidón, Teseomata sin saberlo a su hermanastro y traiciona con ello una parte de la propia naturaleza, condenándose a otro tipo de extravío, ya menos conocido: perderá a su padre, se enamorará de Fedra, su unirá al bandido Piritoo y tratará de raptar a Perséfone en el Tártaro, otro espacio de perdición, otro subconsciente laberíntico que será al fin su cárcel eterna. La misma condena, en cierto modo, aguardaa una sociedad que desprecia al loco haciendo caso omiso de la locura que anida en ella misma: también nosotros, los presuntos cuerdos, heridos por el estigma, ingratos como Minos e intolerables como Teseo, incrementamos al marginar al trastornado la pérdida y la fragmentación de nuestra identidad.
Ariadna, por su parte, no es sólo la hermanastra que da la espalda a un problema familiar, sino lapersona que ayuda al ser amado a alejarse de su yo salvaje y prohibido. En cierto modo, por ello, Ariadna será también, con todas sus contradicciones, una buena representación del terapeuta: digna de castigo y abandono si traiciona su pureza -Ariagne significa "la muy santa"-, pero capaz gracias al ovillo de guiar a quien ha perdido la razón. Dédalo, en fin, diseñador de los planos de la mente, nosería un mal psiquiatra: ayuda a quien se lo pide, conoce el modo de entrar y de salir del subconsciente, erige su propia prisión y es capaz incluso de inventar un artificio -las alas o los fármacos- para saltarse las reglas y abandonar el laberinto aun a costa de no pocos efectos secundarios: la muerte de Ícaro, la sedación del ansia exaltada de vivir. También Ícaro, a su modo de ver, tiene porcierto su porción de desequilibrio: su insensata tentativa de alcanzar el Sol es una forma evidente de trastorno: el delirio de grandeza, la megalomanía.
"Las voces del laberinto" Ricard Ruiz Garzón










http://es.wikipedia.org/wiki/Laberinto_de_Creta#La_leyenda_de_.C3.8Dcaro_y_D.C3.A9dalo


Laberinto de Creta

El Laberinto de Creta es, en la mitología griega, el laberintoconstruido por Dédalo para esconder al Minotauro.
Se piensa en la actualidad que la leyenda del laberinto tiene su base en el palacio de Knossos. Una construcción tan sofisticada y de alta tecnología como dicho palacio, repleto de múltiples habitaciones y con todas las mejoras conocidas por la tecnología de entonces (incluyendo un sistema de alcantarillado) debió haber parecido a los aqueos algointrincado. Apoya esta tesis el hecho de que en el palacio de Knossos se han encontrado dibujos de hachas de doble filo por doquier, que en griego se llaman labrys, y que habrían dado nombre a la construcción. El laberinto de la leyenda griega también podría tomar como referencia la cueva de Gortina en la misma isla o las danzas que se celebraban en las islas egeas en las que los danzantes de lamano recorrían un trazado laberíntico.

La leyenda de Icaro y Dédalo

Dédalo era un ateniense desterrado a Creta. Fue el constructor del laberinto, donde Minos hizo encerrar al terrible Minotauro, que era aplacado periódicamente con sacrificios humanos.
Caído Dédalo en desgracia, fue encerrado, junto a su hijo Ícaro, en el mismo laberinto. Pero Dédalo construyó para sí y para su hijo unas alas...
tracking img