Consejos de don quijote a sancho

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 27 (6690 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
CAPÍTULO XLII
DE LOS CONSEJOS QUE DIO DON QUIJOTE A SANCHO PANZA ANTES QUE FUESE A GOBERNAR LA ÍNSULA, CON OTRAS COSAS BIEN CONSIDERADAS
Consejos espirituales: Axiología (“filosofía de los valores”) al servicio del desempeño público
En el momento en que don Quijote da consejos a Sancho actúa como su maestro y guía; pretende orientarlo por el difícil camino de la vida y de la administraciónpública. Estas recomendaciones están inscriptas en un marco axiológico relevante, porque no se trata de volcar tan sólo las vivencias individuales de quien elabora el discurso, sino también de manifestar una larga experiencia valorada en términos de existencia personal. Muchos de estos consejos han sido heredados de una tradición occidental cristiana y otros han sido aprehendidos en las lecturas quelos largos ratos de ocio permitían al hidalgo. Podemos sostener que la gran mayoría están formulados a posteriori, es decir, el personaje los ha vivido empíricamente y ahora los recupera a través de su discurso.
Dispuesto, pues, el corazón a creer lo que te he dicho, está, ¡oh hijo!, atento a este tu Catón, que quiere aconsejarte y ser norte y guía que te encamine y saque a seguro puerto de estemar proceloso en que vas a engolfarte, que los oficios y grandes cargos no son otra cosa sino un golfo profundo de confusiones. (pp. 867-868).
Le habla con profundo afecto, al menos con el cariño que su enajenada condición le permite conservar intacto. Le llama mediante el vocativo: “Hijo”, con lo cual se da fundamento a esta relación de dependencia afectiva existente entre señor y escudero. A suvez, el lenguaje figurado utilizado por el hidalgo recuerda muchos de los requiebros retóricos de los volúmenes de la caballería andante, y no podía faltar la imagen de Catón, el orador romano y sus sentencias, con quien se identifica el hombre de la Mancha para transmitir su mensaje. La metáfora “mar proceloso” para aludir a la vida y sus peligros, es más que un logro retórico un lugar común enla poesía del renacimiento; la cual resulta completada con “ese golfo profundo de confusiones” que son los oficios y grandes cargos. Por todo ello, para poder navegar y evitar el naufragio es imprescindible la guía del adecuado maestro.
Analizaremos los consejos en el orden en que aparecen y procederemos a efectuar una serie de reflexiones críticas en torno a cada uno de ellos.
1. El temor a DiosPrimeramente, ¡oh hijo!, has de temer a Dios, porque en el temerle está la sabiduría, y siendo sabio no podrás errar en nada. (p. 868).
El primer consejo tenía que hacer referencia a Dios, dado el contexto cristiano y bíblico en que éstos se formulan. El hombre debe tener en cuenta su débil condición individual y por ello fundará sus esperanzas en la existencia de Dios. El “temor a Dios”resulta encuadrado con el Antiguo testamento de la Biblia, en donde Jehová aparecía como el dios implacable de Abraham.
El temor conduce a la sabiduría y ésta permite al hombre no equivocarse. Si históricamente aprendimos de Jesús la sabiduría que nos aleja del error, individualmente debemos entender también que el máximo conocimiento radica en dejar a un lado el orgullo personal para permitir que lasublime presencia de Dios esté en nosotros. No se trata de mojigaterías, sino de algo mucho más profundo que le autoriza al hombre a formarse integralmente; y esta integridad de la preparación individual parece no fructificar en el reducido marco del ateísmo. Sólo con Dios -no se alude a ninguna religión en particular- el ser humano podrá alcanzar el equilibrio que le permita desempeñarse con éxitoen la función que la sociedad le ha encomendado.
2. Autoconocimiento
Lo segundo, has de poner los ojos en quien eres, procurando conocerte a ti mismo, que es el más difícil conocimiento que puede imaginarse. Del conocerte saldrá el no hincharte como la rana que quiso igualarse con el buey, que si esto haces, vendrá a ser feos pies de la rueda de tu locura la consideración de haber guardado...
tracking img