Consiones sobre haiti y republica dominicana

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1578 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
ALGUNAS CONCLUSIONES SOBRE LAS RELACIONES BILATERALES HAITI-REPUBLICA DOMINICANA.
Por: Cassandro Fortuna

La unificación del este y el oeste de la isla de Santo Domingo, solo fue posible en 1801,1805 o 1822. Y no se pudo. Luego de la separación de Haití en 1844 se produjeron varios intentos de los gobernantes haitianos por volver a enseñorearse de la parte antes española de la isla y ellotampoco fue posible porque los dominicanos se opusieron con las armas en las manos. Pasados más de dos siglos de esos hechos, hablar de la fusión, pura y simple, de ambos países es pedirle peras al olmo. Esos tiempos ya pasaron. Hace dos siglos que vivimos otra época. Hay quienes pretenden hacer política contemporánea mostrando el espantapájaros de la fusión, tratando de asustar con un temaobsoleto. La gente de hoy ya no le teme a Frankenstein o a Drácula. Son personajes del pasado. Si vamos a tener algún miedo de los haitianos debe ser el que debido a sus limitaciones económicas, políticas y sociales continúen penetrando al territorio dominicano en búsqueda de sobrevivencia, no de invasión pacífica. Se trata de un asunto de inmigración forzosa, porque a nadie se le puede pedir que se muerade hambre.
Esa potencia económica que antes fue Haití, en un momento la colonia más rica del mundo , es hoy el país más pobre de América. A Haití hay que ayudarlo para que se rehabilite, comience a trillar el camino del desarrollo y sus habitantes no se vean obligados a emigrar al otro lado de la frontera. El hecho de que aquel país tenga gravísimos problemas sanitarios, los más altos índicesde sida, malaria y desempleo en América Latina, entre muchos otros lastres lamentables, no debe ser argumento para salirle huyendo. Presentar todas sus limitaciones con el ánimo de crear un sentimiento de rechazo y desprecio hacia esa nación es una soberana insensatez, porque solo estamos haciendo como el avestruz, que mete la cabeza en un hoyo para no ver la realidad. Sin embargo, la crudarealidad, sin pañitos tibios, es que estamos unidos por el territorio y nosotros debemos ser lo más interesados en poner de nuestra parte para que Haití se estabilice política y económicamente y comience a trillar su camino como Estado soberano con mejores augurios. Los miopes que no pueden (o no quieren) ver las cosas como son y por lo tanto no estén en condiciones de hacer recomendacionesinteligentes (en vez de cultivar prejuicios), deben ser descalificados automáticamente porque, por mejores intencionados que estén, solo contribuyen a mantenernos alejados de las opciones más recomendables que debemos asumir para el bienestar de ambas naciones.
Si no vemos estas cosas desde unas perspectivas más realistas la percepción será equivocada y por tanto las conclusiones. Eso era lo que pasaba entiempos de Claudio Tolomeo, por un asunto de mala percepción llegó a creerse que el sol giraba alrededor de la tierra, hasta que Copérnico demostró que era al revés.
En nuestro país no se ha querido enfrentar con honestidad y coraje la cuestión de las relaciones dominico-haitianas. Adrede se ha dejado crecer el monstruo. Por ejemplo, el miedo a la cultura africana, a que pueda producirse unacercamiento entre dominicanos y haitianos, y que los primeros resulten dañados exponiéndose a una influencia perniciosa, ha sido demasiado fuerte y es una de las razones que ha pesado para mantener distanciados los dos pueblos. Pero no podemos, porque atenta contra los intereses de la nación, continuar sacrificando por más tiempo la realidad geopolítica insoslayable y definitiva que nos toca vivir aunos y otros y que está por encima de cualquier otra consideración y más si esta se apoya principalmente en prejuicios raciales y culturales.
En lo que respecta al pueblo haitiano, el pueblo dominicano está cargado con toda una serie de creencias populares, muchas de las cuales tienen fundamentos válidos. Otras no, porque se originan debido a la aceptación mecánica de un conjunto de...
tracking img