Conspiraciones en la historia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 498 (124425 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
20 grandes conspiraciones de la Historia Santiago Camacho

20 grandes conspiraciones de la Historia
Santiago Camacho

-1-

20 grandes conspiraciones de la Historia Santiago Camacho

Índice

Introducción Creadores de dioses La secta de los asesinos La Garduña Jesuitas Los Protocolos de los sabios de Sión Jack “El destripador” Nazismo esotérico Más brillante que mil soles El regreso delnazismo Asesinos del pensamiento Marilyn Monroe La “maldición” de los Kennedy El fraude Apolo El escándalo Watergate La cara oculta de la transición Lennon debe morir ¿Fue realmente el aceite? La guerra de los Bush Waco La gran impostura Imágenes Bibliografía

4 6 16 26 34 43 51 60 71 80 92 104 114 124 135 142 154 162 172 184 194 207 218

-2-

20 grandes conspiraciones de la HistoriaSantiago Camacho

Porque a veces es demasiado increíble, la verdad deja a menudo de ser conocida. Heráclito Una vez que has excluido lo imposible, lo que queda, por improbable que parezca, debe ser la verdad. Sherlock Holmes La ley y el orden son siempre y en todas partes la ley y el orden que protege la jerarquía establecida. Herbert Marcuse

-3-

20 grandes conspiraciones de la HistoriaSantiago Camacho

Introducción

Cuestión de confianza El que avisa no es traidor. Éste no es un libro para todo el mundo. Aquellos que se sientan perfectamente confortables con su actual visión del mundo, de la política, de la religión, la economía o la Historia, tal vez deberían escoger otro tipo de lectura. Tampoco creo que sea éste un libro demasiado adecuado para aquellos que tienen una feinquebrantable en el sistema y sus instituciones, que consideran que los medios de comunicación no dicen sino la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad. Aunque es muy posible que esté en un error y sean precisamente éstos que he mencionado los que más necesitados estén de disponer de una piedra de toque con la que poner a prueba sus creencias, aunque les advierto que la experiencia puede serbastante desagradable. En cambio, este libro lo disfrutarán -o al menos esa ha sido mi intención- los inconformistas, los que cuestionan la autoridad, los que cada día asisten atónitos al espectáculo de la creciente estupidización del ser humano. Vamos a hablar de poder, pero no del poder nominal que dicen detentar los que nos gobiernan, sino del poder real, del que ejercen desde la sombraindividuos e instituciones muchas veces anónimos pero con capacidad para variar drásticamente el curso de los acontecimientos e influir en la vida de millones de seres humanos. Para ello revisaremos material inquietante, desestabilizador, que raramente es mencionado en los medios de comunicación y prácticamente nunca en los libros de historia. Rescataremos de las catacumbas algunos cadáveres que fueronabandonados allí con la esperanza de que nadie se volviera a acordar de ellos. En no pocas ocasiones etiquetar estos hechos despectivamente con el término “teoría de la conspiración” ha sido suficiente para descalificarlos y condenarlos a un injusto olvido. Porque, a fin de cuentas, ¿quién en su sano juicio creería en sociedades secretas, complots criminales y encubrimientos gubernamentales?. Esetipo de cosas son propias de inadaptados, de mentes demasiado imaginativas o, como mucho, de periodistas sensacionalistas ávidos de notoriedad. Ése es el descrédito que tienen que sufrir aquellos que no se conforman con la versión oficial y deciden ir más allá a ver qué encuentran. El calificativo de paranoico es algo a lo que todo estudioso de la conspiración se tiene que enfrentar tarde otemprano. Generalmente, es un sambenito que pretende ser peyorativo, olvidando que determinado grado de paranoia es sumamente saludable. Todos sufrimos en mayor o menor medida ciertas dosis de paranoia, aunque cuando se trata de nosotros mismos lo suavizamos llamándolo “desconfianza”. No hay que sentirse culpable. Pensemos cuántas veces esa “desconfianza” nos ha salvado de peligros en los que nuestra...
tracking img