Constitución dogmatica

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 24 (5993 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Constitución Dogmática sobre La Divina Revelación

Promulgada solemnemente por S.S. el Papa Paulo VI el 18 de noviembre de 1965

Introducción Histórica
Los historiadores del Concilio hablarán largamente de la Constitución dogmática (Dei Verbum) como de la de gestación más dramática, porque dio lugar a un giro cardinal de la orientación de aquél, al mes de comenzado, después de un debateintenso, una votación que apasionó a muchos y una intervención personal del papa Juan XXIII. Aquí bastará la indicación sumaria de números y fechas.
La Comisión antepreparatoria del Concilio encontró 102 proposiciones, que condensaban las sugerencias llegadas de todo el mundo sobre problemas de la Sagrada Escritura La Comisión teológica preparatoria, presidida por el Cardenal Ottaviani, elaboródiversos esbozos, entre los que ocupaba puesto importante el tema de las "fuentes de la Revelación", y a fines de 1961 existía ya un esquema de Constitución dogmática, que fue sucesivamente corregido, aprobado por el Papa en julio de 1962 y distribuido.
Comenzado el Concilio, el tema de las fuentes de la Revelación ocupó el segundo lugar en los debates, a los que precedió una presentación delCardenal Ottaviani y la acostumbrada relación del ponente. Las discusiones duraron del 14 al 21 de noviembre de 1962. Tomaron parte en ellas 104 oradores, y quedó de manifiesto tan llamativo contraste entre dos tendencias conciliares, que el Consejo de presidencia creyó necesario hacer una votación exploratoria antes de proseguir. La exploración dio por resultado que 1.368 Padres deseaban lainterrupción de los debates, 822 su continuación y 19 votos fueron nulos. La forma indirecta en que se hizo la consulta creó una situación difícil, porque los 1.368 votos no alcanzaban los dos tercios de votos requeridos (1.473) para retirar el esquema; pero seguir discutiéndolo no llevaba a ningún puerto, si era evidente la mayoría contraria a él (1.368 contra 822). Intervino Juan XXIII, que ordenó laretirada del texto y la formación de una Comisión mixta, presidida por los Cardenales Ottaviani y Bea, que lo reelaborase.
El 23 de abril de 1963, Juan XXIII autorizó la distribución del nuevo esquema a los Padres, sobre el cual, como era de prever, cayeron miles de observaciones. Con ellas a la vista, se Ilegó trabajosamente a otra redacción, lista a mediados de 1964, cuyo envío autorizó Pablo VI el3 de julio. Esta es la que se discutió en la tercera etapa conciliar del 30 de septiembre al 6 de octubre de 1964, con intervención de 69 oradores.
El debate dio materia para redactar otra vez el esquema entero que fue distribuido antes de que los Padres conciliares se dispersaran, pero sin tiempo ya para discusión alguna. Estas encontraron lugar en la última etapa, del 20 al 22 de septiembre de1965.
La Comisión tuvo aún que discriminar las sugerencias aceptables de los votos «iuxta modum», y nació así el texto definitivo. El 29 de octubre era votado y aprobado por 2.081 votos favorables frente a 27 desfavorables y siete nulos, resultado tanto más alegre cuanto más se comparaba con los comienzos polémicos del documento.
El 18 de noviembre, en sesión pública, el voto final fue aúnmás decisivo (2.344 a favor y seis en contra), y Pablo VI procedió a la promulgación solemne.

PROEMIO

1. La Palabra de Dios la escucha con devoción y la proclama con valentía el Santo Concilio, obedeciendo a aquellas palabras de Juan: Os anunciamos la vida eterna: que estaba junto al Padre y se nos manifestó. Lo que hemos visto y oído os lo anunciamos para que también vosotros viváis en estaunión nuestra que nos une con el Padre y con su Hijo Jesucristo (1 Jn 1,2-3). Y así, siguiendo las huellas de los Concilios Tridentino y Vaticano I, este Concilio quiere proponer la doctrina auténtica sobre la revelación y su transmisión: para que todo el mundo con el anuncio de la salvación, oyendo crea, y creyendo espere, y esperando ame (1).

CAPÍTULO I
Naturaleza de la Revelación...
tracking img