Construccion del universo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 244 (60752 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 18 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA CONSTRUCCIÓN DEL UNIVERSO
Interacciones Epistemología y clínica sistémica
LA CONSTRUCCIÓN DEL UNIVERSO
MARCELO R. CEBERIO Y PAUL WATZLANICK
MARCELO R. CEBERIO PAUL WATZLAWICK
LA CONSTRUCCIÓN DEL UNIVERSO
Conceptos introductorios y reflexiones sobre epistemología, constructivismo y pensamiento sistémico
Prólogo de J. L. LINARES
1998, Marcelo R. Caberio y Paul Watzlawick © 1998, EmpresaEditorial Herder S.A., Barcelona
La reproducción total o parcial de esta obra sin el consentimiento expreso de los propietarios del Copyright está prohibida al amparo de la legislación vigente.
Fotocomposición gama, sl Imprenta: Inresa Depósito legal: B. 43.435-1985 Printed in Spain

Introducción. El paradigma posible
1. El conocimiento del mundo
Hacia una ciencia del cambio(P.W.)
Qué se conoce, cómo se conoce
Linealidad y la búsqueda de los orígenes
Circularidad y revolución cibernética
2. El ojo constructor
La ilusión de «ilusión» (P.W.)
El ocaso de la objetividad
La construcción de la paradoja observante
Yo distingo, tú distingues
La lógica de los tipos lógicos
Distinciones y categorizaciones:construyendo realidades diagnosticas
Las dos realidades (P.W. y M.R.C.)
Lenguaje y mundos inventados
3. La nueva mirada
El principio explicativo
El insight o hágase la luz (P.W. y M.R.C.)
La realidad del Rorschach, el Rorschach de la realidad
Construyendo del estilo terapéutico
Consejos útiles para no ser un terapeuta sistémico
Epílogo. La«primera verdad» de la «realidad última»

UN SUEÑO
En un desierto lugar de Irán hay una no muy alta torre de piedra, sin puerta ni ventana. En la única habitación (cuyo piso es de tierra y que tiene la forma del círculo) hay una mesa de madera v un banco. En esa celda circular, un hombre que se parece a mí escribe en caracteres que no comprendo.aM-largo poema sobre un hombre que en otra celdacircular. escribe un poema sobre un hombre que en otra celda circular... El proceso no tiene fin y nadie podrá leer lo que los prisioneros escriben.
JORGE LUIS BORGES
PRÓLOGO
JUAN L. LINARES
A juzgar por el título de este libro, alguien podría pensar que el mismo Dios lo ha escrito. Y, de hecho, no es que sus autores estén demasiado lejos de la idea de divinidad. Si existe un Olimpo sistémico, nohay duda de que Watzlawick ocupa en él un lugar destacado. Y en cuanto a Ceberio, quien lo conoce suscribe fácilmente la fórmula coloquial: ¡Che, Marcelo, sós divino! Sin embargo, el libro es humano y bien humano, como corresponde a una obra inspirada y creativa, directa y apasionada. Está claro que la pasión, sobre todo, es patrimonio de la humanidad.
Si hubiéramos de ser fieles al tópico,habríamos, también, de atribuir la pasión a Ceberio y el rigor -el otro ingrediente fundamental de la obra- a Watzlawick. Pero no. La filiación de los capítulos nos da pistas suficientes para distinguir en el segundo una apasionada defensa de la epistemología constructivista y para admirar en el primero una espectacularmente erudita concatenación argumental. Y el hecho de que ambos autores combinenpasión y rigor no puede sino redundar en un enriquecimiento notorio del texto.
Estamos, y ya es hora de decirlo, ante un manual de constructivismo. El hecho carecería de relevancia si se tratara de un construc-tivismo a la moda de los ochenta, época en que hasta los pececitos del mar -herederos de aquellos que en el tardo medievo portaban las barras catalanas- se hicieron constructivistas. Pero lasfuentes de Watzlawick y Ceberio se remontan tiempo atrás, a los orígenes del equipo de Palo Alto, cuando el incipiente constructivismo sistémico anunciaba la irrupción, ¡por fin!, de la incertidumbre y la complejidad en el campo psicoterapéutico. Un nuevo y refrescante modelo veía así la luz, mientras otros, al socaire de la misma oleada postmodema, renovaban el utillaje: el psicoanálisis...
tracking img