Construimos paredes de concreto ante nuestras preguntas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1019 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
A Paulo, el niño antropólogo:

Construimos paredes de concreto ante nuestras preguntas.

Recién había tomado una decisión, todas las ideas parecían estar claras en el momento, pensé que había madurado ya. Supe desde el primer instante que lo que hacía era lo correcto, nadie se había atrevido aún a darme alguna otra pauta a seguir o regla que romper. La claridad era más transparente que elaire puro de las montañas que solía ver todas las mañanas mientras me dirigía en un fisgoneo inocente hacia las otras dudas que se planteaba mi mente.

Era un viaje exploratorio a resolver las cuestiones que a mi naturaleza le parecían simples, dudas que mi instinto no las trataba como tales, sino como convicciones humanas. Mi nombre es homo sapiens, sé a dónde tengo que ir, pero no tengo absolutaidea de cómo llevar a cabo las faenas que la sociedad que había creado primitivamente me empezaba a imponer sin darme cuenta. Siento que cada segundo todo se va enredando más; y aunque no quiera hostigar a esta intriga que me muerde los sesos, es un sentir constante e inevitable. Si bien puedo respirar, si bien sé que nací, creceré, eventualmente llegaré a dejar a otro de mi especie desde misentrañas, también tengo la certeza que el polvo reclamará lo que es suyo. No dejaba que este camino confuso me nublara las imágenes que cada segundo se quedaban en mi percepción cruelmente humana.

Al mismo tiempo estoy respirando un aire de negación de lo que soy; la escena de vida se presta para mostrarme demonios y dioses, figuras divertidas disfrazadas con ojos oscuros y lenguas largas colgando,permitiéndome caminar en zancos por aquel suave musgo verde un suelo húmedo en el que al séptimo día esperaba descansar, mientras otras miradas tristes de algún espécimen, como esperando ser amado por alguien se postraban frente a mí. La sociedad de nuevo me separaba de lo que pensaba era normal y difuminaba de mi aquel pensamiento febril y enfermizo, no hacía caso pues de ello; no era exceso detiempo, solamente perdía mi cabeza en un estado aparentemente saludable, magia, no; me estaba aferrando a la explotación, al dinero.

Mi ser tripartita, aquel que piensa, siente y es, no entendía de qué manera fusionar los estados. Un ser social o un ser natural me preguntaba. Jamás analicé la posibilidad de que tenía que llegar a un equilibrio, ni siquiera podía entender si ese equilibrio quemi ser buscaba podía contener la furia suficiente para controlar lo que la sociedad colocaba ante mi. Tenía claro que mi naturaleza no estaba en la mesura adecuada, este lugar donde vivía, sentía el dolor causado por una sociedad austera y desinteresada. Quién es el Alfa? Cómo puedes darme disculpas y continuar diciendo que no hay nada que temer. Está tan oscuro ya, cómo la luz es luz! Y porque mereía mientras gritaba, era acaso ese frío intenso que me provocaba delirar, o el calor intenso que ha estado derritiendo los glaciares. Una cosa sé a ciencia cierta, estoy bien seguro que esto todavía no ha terminado, no ha terminado!

Es que no importa cuán desatentos estemos antes todas nuestras dudas humanas, que si bien son estereotipadas, aquel mundo sin preguntas, sin dudas, nos lleva a unplano sin quimera, sin un cráter de imaginación fluida. Está bien cuestionarse, porque como seres, somos una especie que necesita saber, pero no se trata solo de saber, sino también de imaginarse, de abrir nuestra mente a un plano de ilusión. La memoria se muestra cuando es vieja; poseemos genes en nuestra sangre, es el inconsciente colectivo dirigiéndose hacia un norte común; en un mundo dondela gente flota por ahí sin querer desaparecer. Estamos en un lugar donde más que paz buscamos como causar moretones, donde los asnos y las palmas parecen darnos una respuesta absurda, precisamente porque no somos ni animales ni plantas, sino seres humanos, especie con la capacidad de poder deliberar ideas. Caminamos por calles vacías de ideales concretos. Sócrates planteó al hombre como un ser...
tracking img