Construir la vida con sentido

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2117 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
CONSTRUIR LA VIDA CON SENTIDO
Estamos casi terminando la programación pastoral del año liturgico 2010-2011 y evaluando los resultados obtenidos; asi, me he puesto a pensar sobre el sentido de la vida, sobre el sentido de mi vida, sobre todo viviendo lejos de mis amigos y de mi patria. Disculpen si a lo largo del articulo puedo parecer presuntuoso, no es esa la intencion. Pero visto queestoy tratando sobre una moción personal, tomo notas sobre mi experiencia vivida.
Como ya dije, en estos últimos dias del mes de mayo he estado pensando en el sentido que cada uno le da a su propia vida. Todos nosotros tenemos cinco sentidos (gusto, oído, tacto, vista y olfato)-aunque puede ocurrir que alguno de estos no funcione o funcione mal-, aparte de esto, todos hemos escuchado hablardel sentido común, que para mí es el menos común de todos, una paradoja llamarlo así, una gracia del lenguaje. Sí, también se habla del sexto sentido, la intuición, sea la femenina o no. Pero la cuestión de hoy es si la vida tiene sentido en si misma o no, si singularmente es cada uno de nosotros que le da sentido a su vida o se la dan los demas.
¿Qué es eso de darle sentido a la vida? Casiespontaneamente, entiendo que es no dejar que los dias pasen por pasar, como caen las hojas de los árboles en otoño. Es que tenga cierta coherencia con los propios valores y principios, poner todo tu esfuerzo en lo que crees que es lo mejor y defenderlo. Para mi, esa es la explicación por la cual personas que son normales lo dejan todo y se empeñan en realizar un ideal. Un ejemplo lo constituyen nuestros santosde devocion (San Antonio, San Francisco, Santa Rita, etc.),a los cuales la gente les reza mucho, pero –tristemente- sus vidas la conocen poco.
¿Significa eso que para que mi vida tenga sentido tengo que creer en Dios? No, no es lo que quiero decir. Estoy convencido de que hay personas que no creen y que viven su vida con mucho sentido, aunque de manera distinta a como la vive un creyente. Aunquecreo, y estoy convencido de ello, que un creyente deberia ser una persona que vive su vida con sentido. Tristemente, nos confrontamos a diario con personas que se confiesan creyentes pero gozan de una completa falta de sentido en sus vidas; en nuestras parroquias y grupos apostolicos, algunos integrantes con sus actitudes hacen evidente que sus vidas es un sin sentido total.
Vivir la vida consentido, darle un sentido a tu vida es algo que cuesta, hay que hacerlo dia a dia, hora a hora. Es luchar, y si caes, volver a levantarte. Para que no parezca que me voy por las ramas pondré un ejemplo: una madre de familia. Sí, mucha gente no las valora porque no tienen un sueldo, porque parece que se quedan con la opción fácil de quedarse en casa y que sea otro quien lleve dinero. Pero lasjornadas de una madre de familia, de una ama de casa son de 24 horas sobre 24, es no estar a la vista de los demás, hacer las cosas de la casa para que todo esté en el momento oportuno, estar para todos los de la casa, cuidarles, desgastarse por amor, sin ningun tipo de reconocimiento, y con la posibilidad de ser subestimada, criticada y juzgada duramente, sin respeto, si algo le fallo en su actividad.Esa es la verdad. Yo no podría decir que es una vida menos importante que la de un ejecutivo por el mero hecho de que no tiene salario y de fácil no creo que tenga nada. Es una apuesta fuerte y que le da sentido a una vida de anonimato. Son personas muy válidas que han elegido lo que creen que es lo mejor y que merecen todo el respeto.
Es muy diferente vivir la vida con sentido a no tener ningunsentido. En cierta forma, depende de uno mismo el sentido que le quiera dar, sin dejar de lado todo aquello que la pueda condicionar. Principalmente creo que el amor-querido (es decir, aquel que nace de la reflexion y de la voluntad, y por ende responsable) es lo que verdaderamente da sentido a nuestra vida. Hacer todo por amor, no aparecer como un dulzón, un algodón de azucar. No, yo hablo del...
tracking img