Contabilidad de costos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 15 (3675 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 27 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Hace mucho tiempo en un pueblo llamado Victoria existió un viejo que manejaba un tren, los niños del pequeño poblado esperaban ansiosos su silbato después que partía Cuchuuuu, cuchuuuu… se escuchaba a lo lejos la llegada del viejo tren.
Ese día llego antes que sonaran las campanas que llamaban a misa. -Es cuchu… ya llego… apúrense vamos.- el niño saltó de la cama despertando a sus hermanos quedormían todavía, en otras casas los niños soltaron los desayunos o los que se alistaban para ir a la escuela todos salían corriendo al encuentro de sus amigos, el viejo y el tren.
-Cuchuuu, cuchuuu… cada niño gritaba de emoción gritando hasta llegar a la estación del tren que terminaba de llegar a Victoria, el viejo y el tren se alegraban de ver a sus amiguitos recibirlos, sus almas se regocijabande verlos con sus risas infantiles.
Cuando se desocupaban de sus deberes escolares los llevaba a pasear en su locomotora los niños se sentían felices, luego se sentaban un claro de la tupida vegetación y merendaban mientras su abuelo Rigo les contaban de sus historias muchas eran verdad pero otra eran inventaban o a ambas.
Las que más le gustaba era sus aventuras cuando se embarco en “La Linda”un viejo barco pesquero, para olvidar un amor, la joven más bella del pueblo lo había rechazado por no tener dinero pensó que quizás el mar la traería la buena fortuna, pero al regresar después de muchos años ella se había casado con otro de buena posición de nada le valió tanto años de trabajo duro y de que casi pierde una pierna cuando lo mordió un tiburón, a quien le debe su cojera.
Alregresar le ofrecieron por medio de un amigo el trabajo de ayudante en la estación al tiempo aprendió el oficio de maquinista y pocos años después le fue asignó el flamante tren que llegaba a estrenarse en la ciudad de eso hacía ya más de treinta años, muy pocos usaba el tren había más autos y estaciones de autobús.
Los niños habían bautizado al tren cuchuuu desde hacía años los abuelos, y los padresquizás de esta generación con quien compartía ahora. Y quienes se deleitaban con sus historias.
Cuando los chicos se marchaban, Rigo se quedaba solo en su casita con la única compañía de su perro cholo y de su inseparables compañera la luna, o milusha como la había nombrado después de una noche en medio de su soledad y tristeza por el rechazo de Laura, pero eso era pasado hoy estaba agradecidoporque era bendecido, conoció a una buena mujer se casó, no tuvo hijos y por eso tomaba a cada niño como si fuese esos nietos que nunca tuvo.
Su inocencia infantil cada rostro rosado o moreno que lo miraba con tanto amor como si fuese su abuelo, era un regalo de dios y por eso daba gracias al universo, su perro y su amigo el tren que siempre soñaba e imaginaba que le hablaba, también de los momentosque compartía donde sus compadres que lo invitaban casi todos los domingos después de misa a almorzar a pasar el día con ellos. Luís era un buen amigo compadre y quien le había conseguido este empleo en la estación.
Siempre estaba agradecido, sin embargo eran los niños y el tren y claro su amigo cholo los que le daban la razón para seguir viviendo. El lunes llego más temprano que de costumbretenía una extraña sensación y necesitaba estar cerca de la estación, quería lavar a cuchú pero fue detenido antes de llegar al andén donde estaba su amigo lo miro de lejos mientras sus compañero le llamaba…
-Eeeh Rigo te espera Nacho en la oficina
-Esta bien, voy enseguida…- se preguntó qué quería su amigo y jefe con los años tenía pocos buenos compañeros y amigo en la estación los más jóvenescasi siempre se reían y no lo respetaban, llamándolo “viejo loco” pero Rigo no le hacía caso… Al llegar a la oficina Nacho lo miró largamente suspiró, luego habló con una voz grave.
-Rigo me temo que no te tengo buenas noticias, no quise decírtelo antes que te fueras para no estropearte tu viaje… bueno, en fin…- se aclaró la garganta.- sabes que vienen tiempos modernos, todas las cosas cambian y...
tracking img