Contador

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (531 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 20 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Lunes 29 de Marzo del 2010, actualizado 2:35 PM

DOS MINUTOS ¿Es posible perdonar?

Luis García Dubus - 3/28/2010

Santo Domingo.- “Me despidieron del trabajo, me dijo mi esposo con un tonotriste. La noticia era terrible, ciertamente. Y lo peor era que su despido había sido una injusticia y una arbitrariedad”.

“Sentí odio hacia la persona que despidió a mi esposo”, continuórelatando la señora, “él había cometido un abuso, una desconsideración, un atropello a toda mi familia. Y lo peor era que ese rencor me tenía molesta, incómoda, de mal carácter... había perdido la paz”.Hasta que un día leí en el evangelio el relato de cómo el Señor no guardó rencor hacia los que lo habían crucificado. Le pedí a Dios que me ayudara a hacer lo mismo, y ¡oh maravilla!, Dios me concedióla gracia de perdonar. Después, poco a poco, me fui dando cuenta de cómo estaba recuperando la paz y la alegría.

¿ES ACASO FÁCIL PERDONAR?
¡Oh no! Es más, me atrevería a decir que si unapersona se ha sentido muy herida, le será humanamente imposible perdonar.

¿Quién saldrá perjudicada entonces? Pues sin duda que ella misma, ya que guardar rencor es como tomarse un veneno para que semuera el otro.

En el evangelio de hoy encontramos la mayor muestra de una heroica actitud de perdón.

Nadie puede negar ni dudar, por ignorante o incrédulo que sea, que el Señor había sidoinjusta y arbitrariamente ofendido. Él había sido golpeado, azotado, escupido y humillado hasta el máximo.

Y ahora había sido clavado en una cruz para que muriera de la forma más dolorosa y vergonzosaposible. Y sólo allí permite Él que le pongan su título: Inri, que significa Jesús Nazareno, rey de los judíos.

Y desde allí Él clama:

“Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen”.
(Lucas23, 33)

Su cuerpo estaba apresado, pero su mente y su espíritu estaban libres de rencor, aún en este terrible momento. ¿Podremos usted y yo asumir esta misma actitud de perdón?

El Señor dice...
tracking img