Control de emociones

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2020 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 19 de marzo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
La importancia de la autorregulación emocional
Muchas veces, las emociones gobiernan la conducta y se adueñan de las situaciones. El resultado es que creamos un mal clima laboral y llegamos a soluciones que no siempre son óptimas. Sin embargo, hoy es posible modificar estas actitudes logrando transformar los circuitos cerebrales responsables y cambiando, en consecuencia, nuestra manera deconducirnos.

Escribe: Néstor Braidot nestor@braidot.com Con la colaboración de: Andrea Alvarez Delvenne Sergio Lo Tauro

Lluvia ácida: la importancia del pensamiento optimista
La vida en las organizaciones no es fácil. Más de una vez quisiéramos despojarnos de la contención que la racionalidad impone y gritar, como cuando éramos niños. Sin embargo, somos adultos, adultos que debemos enfrentarnosa una crisis inesperada o, mejor dicho, sin precedentes. Adultos que actuamos como gerentes, líderes, consultores, y debemos automonitorear cada vez mejor nuestras emociones, no sólo porque el contexto es cada vez más irritante, sino también por nuestra propia salud física y mental: Un contexto laboral caracterizado por emociones negativas y mal clima no solo conspira contra la productividad, sinotambién, y en gran medida, contra la integridad física de los miembros de la organización. Haciendo una analogía con los procesos de la naturaleza, Soler y Conangla 1 argumentan que, cuando vamos desprendiendo a nuestro alrededor partículas tóxicas, estas pueden acumularse hasta construir una capa a nuestro alrededor que no deje pasar los rayos del sol. Ese “efecto invernadero” genera unmicroclima negativo hasta que se produce la “lluvia ácida”. Como el sistema emocional es un sistema abierto, recibimos en función de lo que emitimos. El efecto “invernadero” y, consecuentemente, la “lluvia ácida” pueden ser provocados por el mal humor constante, un temperamento proclive a las agresiones, el resentimiento, la envidia, los celos y también por la queja y la focalización de la percepción enlos aspectos negativos de la realidad y las personas. Si bien no vamos a caer en la ingenuidad de decirle a una persona que no sienta rabia ante hechos que lo justifican, porque a todos nos enoja mucho que se caigan los sistemas cuando estamos tapados de trabajo, que Internet no funcione, que el director quiera despedir justo a nuestro mejor colaborador, que un colega actúe en forma desleal,etcétera, etcétera, es importante identificar hasta qué punto somos invadidos por las emociones que provocan sufrimiento y trabajar para revertir esos procesos.

1

Soler J. y Conangla M. (2007), La ecología emocional, RBA Libros S.A., Barcelona. 2

¿Cómo pueden ayudarnos las neurociencias?
Algunas investigaciones centradas en la manipulación de noradrenalina y serotonina han corroborado que elestado de ánimo, la predisposición positiva y también la negativa fluctúan con los niveles de neurotransmisores. Sin necesidad de recurrir a la química, el efecto de manipular los músculos faciales en forma consciente para generar diferentes tipos de emociones, como alegría, placer o, a la inversa, repugnancia o rabia, ha sido comprobado por varias investigaciones. Un gran especialista en el tema,probablemente, el mejor del mundo, Paul Eckman 2, demostró con varios experimentos realizados con personas sanas que aquellas que manipulaban sus músculos faciales a partir de las instrucciones que iban recibiendo generaban un estado de ánimo que se reflejaba en el cuerpo: aumento de la temperatura corporal, ritmo cardíaco más elevado, etcétera. Esto refleja que los cambios fisiológicos sereflejan en lo que sentimos, y viceversa, y esto sucede porque el cerebro no discrimina entre los estímulos reales y aquellos que somos capaces de provocar con nuestra imaginación. Por ejemplo, en un estudio realizado en los Estados Unidos, las imágenes cerebrales de individuos que movían un joystick o, simplemente, imaginaban que lo movían, demostraron que cerca del 80% del sistema de circuitos...
tracking img