Convenio de estocolmo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2327 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Convenio de Estocolmo.

En febrero de 1997, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
(PNUMA) pidió que se convocase un Comité Intergubernamental de Negociación con el mandato de elaborar un instrumento internacional jurídicamente vinculante para la aplicación de medidas internacionales respecto de ciertos contaminantes orgánicos persistentes (COP, a veces también abreviadosPOP por las siglas en inglés). Los primeros COP que debían eliminarse eran los conocidos como la docena sucia: aldrin, bifenilos policlorados (PCB), clordano, DDT, dieldrina, dioxinas, endrina, furanos, heptacloro, hexaclorobenceno, mirex y toxafeno.

Un largo camino
En realidad, el camino para llegar a este importantísimo acuerdo global comenzó hace muchas décadas. La evidencia sobre losriesgos de muchas de las sustancias que hoy componen la docena sucia ha venido documentándose en algunos casos desde los años treinta (como fue el caso de los PCB). A mediados de siglo ya se acumulaban pruebas suficientes sobre las propiedades persistentes y bioacumulativas de buena parte de la familia de compuestos organoclorados (familia a la cual pertenecen todos los integrantes de la docena sucia)que se venían comercializando, particularmente de los plaguicidas como el DDT o el aldrin. Así lo mostró Rachel Carson en La primavera silenciosa, un clásico del pensamiento ecologista que en 1960 ponía en conocimiento de la sociedad la amenaza que muchos de estos plaguicidas clorados representaban para la reproducción y supervivencia de las aves.
A mediados de los sesenta se constató la capacidadde estas sustancias de viajar a largas distancias distribuyéndose por todo el planeta (“efecto de destilación global”), así como su resistencia a degradarse, detectándose su presencia no sólo en aves, sino en muchas otras especies animales, así como en el agua, el aire, el suelo, las plantas... y también los cuerpos de los seres humanos.
A pesar de que el conocimiento sobre los riesgos de losCOP es antiguo, la decisión política para proteger la salud humana y la integridad de los ecosistemas frente a esta amenaza ha tardado muchos años en llegar. Se prohibió o restringió la comercialización de algunos productos hace años en muchos países del Norte, pero existen aún muchos otros que se siguen utilizando o se encuentran almacenados en muchos países del Sur. De ahí surge la importancia deun instrumento internacional legalmente vinculante para eliminar los COP, muchos de los cuales actúan como disruptores endocrinos.
Este Convenio, que será conocido como el Convenio de Estocolmo sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes, representa la culminación de una lucha ambiental que ha durado más de medio siglo. Supone el reconocimiento de las propiedades tóxicas, persistentes,bioacumulativas de los COP y su capacidad de transportarse largas distancias. Reconoce también los problemas de salud de los COP, especialmente en los países en desarrollo, para las mujeres y, a través de ellas, para las generaciones futuras. Igualmente señala la especial amenaza que estos suponen para las comunidades indígenas y los ecosistemas del Ártico, debido a la biomagnificación de los COP y a lacontaminación de sus alimentos tradicionales.
La peculiaridad de los COP de concentrarse en las regiones frías del planeta, lejos de las fuentes de origen, y de manifestar los peores efectos en las generaciones venideras hace particularmente apremiante su eliminación.
En esta ocasión, la acción frente a las grandes multinacionales químicas emprendida por unos pocos integrantes de la sociedad(ecologistas, mujeres, pueblos indígenas, médicos…), y con muy pocos medios, ha sido victoriosa: se ha logrado un Convenio con importantes compromisos y objetivos.
Responsabilidades, prevención y precaución

Efectivamente, este Convenio representa un hito en la acción frente a las grandes multinacionales químicas --algunas de las cuales aún hoy niegan gran parte de los riesgos asociados a muchos...
tracking img