Correo de seda

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (429 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Correo de seda
Capítulo Veintitrés
El primer taikonauta


En el siglo XIV, Wan Hu era tan pobre, que sólo tenía dinero.

Los chinos cuentan que este acaudalado funcionario imperial de laDinastía Ming, nunca fue feliz en la Tierra. Soñaba con las estrellas.

De niño, Wan Hu estaba convencido de que al caer la noche, un gran manto con agujeros cubría la Tierra. Las estrellas no eranmás que los orificios a través de los cuales se colaba la luz. Sucedía que a la hora de dormir, los dragones corrían la cortina de su Reino y dejaban al Mundo Conocido en una completa oscuridad. Tansolo un farol quedaba prendido, la Luna.

Como luceros, los ojos de Wan Hu se perdían en el infinito, su corazón entraba en órbita y su mente aterrizaba en algún lugar difícil de imaginar paraaquellos que nunca han contemplado el cielo. Desde entonces, Wan Hu soñaba con atravesar los orificios que algunos llamaban estrellas. Sonreía y parecía feliz.

Hasta que los problemas estallaron. Losmaestros lo acusaron de vivir en la Luna y su padre lo obligó a poner los pies en la Tierra. Creyendo que con su actitud, había defraudado y ofendido a sus mayores, prometió fervientemente que cambiaría.Sus ojos, nunca más le dieron cabida a las estrellas.

Con la vista al frente, y tras muchos años de estudio y preparación, los chinos cuentan que Wan Hu se convirtió en un alto y respetadofuncionario imperial, acumuló seda y jade, bienes y concubinas, riquezas y placeres. Tenía el mundo a sus pies.

Pero a Wan Hu, poco le interesaba la Tierra. El brillo de sus ojos se había quedadodesde hace muchos años en el lugar en donde habitan las estrellas. Nada parecía conmoverlo ni emocionarlo completamente. Hasta su sonrisa era fugaz.

Una noche de luna llena, decidió marcharse de estemundo.

Ante la sorpresa de todos, construyó su propia silla voladora. Amarró a las patas de su sillón preferido 47 tubos de bambú llenos de pólvora. Y ordenó a 47 sirvientes encender al mismo...
tracking img