Correspndencia entre chile y sevilla

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1781 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
INTRODUCCION
La conquista de América, constituye una época de frontera, de novedad, de establecimiento de relaciones humanas entre los conquistadores y los indígenas.
Durante el proceso de colonización cada una de las metrópolis colonizadoras implanto nuevas formas de vida. Las actividades económicas, la religión y las condiciones políticas cambiaron para los pueblos americanos. Los españolesimpusieron forma de obtención riquezas a través de la explotación organizada de la mano de obra indígena, y por ende obtuvieron los recursos necesarios para su mantenimiento y enriquecimiento de la corona.
Todos estos procesos y cambios que produjo el descubrimiento de América en la cosmovisión europea, fueron expuestos en la correspondencia que se enviada de América a Europa, en donde sedescribían todo tipo de situaciones con respecto a la economía, política, cultura, educación etc., del conteniente Americano. Es por ello que el siguiente trabajo se desarrollara con base en la carta enviada por parte de Juan de Zamora radicado en Valdivia, a su cuñado Rodrigo Díaz, en Sevilla, en la fecha del 9 de Enero del año 1575.
Para iniciar, la ciudad de Valdivia fue fundada el 9 de febrero de1552 por Pedro de Valdivia, en el lugar que se ubica actualmente, el cual fue seleccionado por razones estratégicas, ya que estaba cerca del puerto costero.
A fines de abril de 1575 llegaba a La Serena el licenciado Gonzalo Calderón, nombrado por el Rey, como teniente gobernador del reino. Asimismo el 17 de marzo de 1575, a las diez de la mañana, se hizo sentir en Santiago un sacudimiento detierra de poca intensidad, pero de bastante prolongación, que conmovió los edificios y que sin derribar ninguno, abrió algunas paredes. El pueblo tomó este temblor por aviso de Dios.
Antes de terminar ese año, ocurrió en Valdivia otro terremoto mucho más tremendo en sus sacudimientos y en sus estragos.
El 16 de diciembre, hora y media antes de oscurecerse, «comenzó a temblar la tierra con granrumor y estruendo, yendo siempre el terremoto en crecimiento sin cesar de hacer daño, derribando tejados, techumbres y paredes, con tanto espanto de la gente, que estaban atónitas y fuera de sí de ver un caso tan extraordinario. No se puede pintar ni descubrir la manera de esta furiosa tempestad que parecía ser el fin del mundo, cuya prisa fue tal que no dio lugar a muchas personas a salir de suscasas, y así perecieron enterradas en vida, cayendo sobre ellas las grandes máquinas de los edificios. Era cosa que erizaba los cabellos y ponía los rostros amarillos, el ver menearse la tierra tan aprisa y con tanta furia que no solamente caían los edificios sino también las personas, sin poderse tener en pie, aunque se asían unos de otros para afirmarse en el suelo. Demás de esto, mientras latierra estaba temblando por espacio de un cuarto de hora, se vio en el caudaloso río, por donde los navíos suelen subir sin riesgo, una cosa notabilísima, y fue que en cierta parte de él se dividió el agua corriendo la una parte de ella hacia la mar, y la otra parte río arriba, quedando en aquel lugar el suelo descubierto de suerte que se veían las piedras, de esto salió la mar de sus límites ylinderos, corriendo con tanta velocidad por la tierra adentro como el río de más ímpetu del mundo. Y fue tanto su furor y su braveza, que entró tres leguas por la tierra adentro, donde dejó gran suma de peces muertos, de cuyas especies nunca se habían visto en este reino. Y entre estas borrascas y remolinos se perdieron dos navíos que estaban en este puerto, y la ciudad quedó arrasada por tierra, sinquedar pared en ella que no se arruinase».
A raíz de ello, los habitantes de la ciudad de Valdivia se vieron reducidos a vivir a campo raso, expuestos a las lluvias, privados de alimentos y sin creerse allí mismo seguros, «porque por muchas partes, se abría la tierra frecuentemente con los temblores que sobrevenían cada media hora, sin cesar esta frecuencia por espacio de cuarenta días». ....
tracking img