Corte internacional de justicia(caso)

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1570 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
La Corte Internacional, máximo órgano jurisdiccional de las Naciones Unidas con sede en la Haya y su antecesor, la Corte Permanente de Justicia Internacional (1), gozan de un alto grado de cumplimiento (2) de las sentencias que emite por el prestigio acumulado y por tener efectos exclusivamente entre las partes. Compuesta por 15 magistrados, elegidos por un mandato de nueve años, goza de lafunción jurisdiccional y de la posibilidad de emitir Opiniones Consultivas (3). En ocasiones, las partes solicitan asistencia a Naciones Unidas para la ejecución de la sentencia como cuando el Consejo de Seguridad formó un grupo de observadores para verificar en 1994, a petición de Libia y el Chad, la ejecución de la sentencia sobre su diferencia territorial. A veces, la ejecución de la sentencia sedemora por décadas pero finalmente se resuelve de una manera u otra. Por ejemplo, el 8 de mayo de 1992 se llegó a un acuerdo que puso fin a un impago casi histórico: el de Albania por la suma determinada por la Corte en reparación de los daños ocasionados a la Gran Bretaña en el asunto del Estrecho de Corfú que databa de 1949.

Tenemos también casos flagrantes de incumplimiento contumaz como lasentencia (4) sobre "actividades militares y paramilitares de los EEUU en y contra Nicaragua", donde se solicitó la intervención de la Asamblea General que llegó a dictar resoluciones conminando al cumplimiento de la sentencia, fue final y formalmente subsanado en un acuerdo entre el gobierno nicaragüense pos sandinista de la presidente Chamorro y el estadounidense que tuvo como consecuencia eldesestimiento de aquel de la demanda interpuesta de ejecución del fallo (5). La Corte declara el derecho internacional en el caso concreto (sentencia declarativa), enuncia los alcances de la reparación pero no puede establecer mecanismos que la pongan en marcha, lo que le quita autonomía y eficacia a la sentencia.

Recientemente han sido llevados varios casos importantes ante la Corte. Después de lasentencia (6) del Tribunal Internacional de Justicia en donde resuelve que Bélgica no podía dictar una orden de detención internacional //in absentia// contra el ministro interino de Asuntos Exteriores de la República del Congo, Yerodia Ndombasi, las solicitudes en este sentido se van a producir en cascada. A juicio del alto Tribunal la emisión de la orden y su circulación internacional constituíauna violación por parte de Bélgica de la inmunidad de jurisdicción criminal e inviolabilidad que gozan los Ministros de Exteriores bajo el derecho consuetudinario internacional. Bélgica es responsable internacionalmente del ilícito cometido y debe cancelar la orden e informar de este hecho a las autoridades que tuvieron acceso a la misma. De acuerdo al derecho consuetudinario internacional, laCorte juzgaba que los Ministros de Exteriores, los Primeros Ministros y los Jefes de Estado gozan de inmunidad ante una orden de detención cursada por tribunales extranjeros por crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad cometidos durante el desempeño de su cargo. Ahora bien, la Corte admitió cuatro excepciones a este principio acuñado por primera vez desde este alto Tribunal. En nuestraopinión éstas son obvias: un Ministro en activo puede ser llevado ante las cortes de lo criminal en su propio país y de acuerdo con la ley del mismo. Su inmunidad puede ser levantada, en un caso particular, por las autoridades nacionales en favor de una jurisdicción extranjera y cuando el proceso se sustancia ante un tribunal internacional (7) en el caso de que sus estatutos fundacionales así lo prevean.Finalmente el supuesto más obvio: cuando cese en su actividad de Ministro de Exteriores perderá totalmente la inmunidad frente a cortes extranjeras competentes sobre actos cometidos antes o después de su mandato o incluso por los actos cometidos durante éste pero en su capacidad privada. Con respecto a esta última excepción, nos preguntamos porque no considerar la incitación al genocidio (8)...
tracking img