Crítica histórica a la película el cid, 1961

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2766 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 22 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Crítica histórica a la película “El Cid”, Anthony Mann, 1961.

La película El Cid es una plasmación de la memoria histórica medieval en el momento en que se realizó, 1961. Por tanto como ejemplar de la memoria histórica debe desligarse de la realidad histórica del Cid, pues nada tiene que ver con él, es el fruto de la evolución del Cid legendario/simbólico y el literario.
Para entender lasignificación como fuente histórica que tiene ésta película es necesario ir desgranando los diferentes influjos que recibe. Para empezar es importante identificarla como una película hecha en EEUU en los años sesenta, en un contexto de acercamiento y asimilación político-cultural de los norteamericanos a la Europa Occidental, que tuvo como fruto la aparición en el cine, debido al papelpropagandístico en la cultura de masas que éste tenía ya entonces, de obras dedicadas a este fin. Son películas marcadas por sus dimensiones colosales, lo que se ha definido como superproducciones hollyboodienses, y que con una indiferencia absoluta a la adecuación histórica busca la apropiación y reedición de la cultura europea. Destaca al respecto Las Cruzadas (Cecil B. Demille, 1935) en la que se celebrasin complejos el imperialismo, El Halcón y la flecha (J. Tourner, 1950) donde una rebelión del s. XII sirve para reflejar la ocupación alemana de Europa, y como exponentes de la Guerra Fría la trilogía de R. Thorpe y El Cid (A. Mann, 1961), donde se exaltan los valores de unos EEUU dominadores frente a la URSS, ensalzando como se ve en el Cid el individualismo/liderazgo, la fraternidad viril, elimpulso conquistador de una nación joven y dinámica, la defensa de la libertad de los oprimidos, el espíritu de empresa y la tolerancia religiosa, todo con un terrible enemigo enfrente, en el caso del Cid el líder almorávide Ben Yusuf, que no sólo lucha contra los cristianos, sino que también oprime a los musulmanes de Al-Andalus.
Tampoco se puede olvidar la influencia del régimen franquista en lapelícula, pues no es casualidad que ésta se realizara dos años después de la visita y los acuerdos del presidente Eisenhower con Franco. Así en la película se puede palpar la ideología más rancia del nacionalismo tradicionalista español, mezclado con aires falangistas que veían a un “Cid con camisa azul, que por el cielo cabalgaba", guiando a los nuevos cruzados, y que protegía al pueblo demonarcas injustos y enemigos exteriores, representando los valores “españoles” del momento. Pero esta plasmación de los valores españoles/castellanos bebe de toda una tradición vinculada al esencialismo de la generación del 98 y al romanticismo español cuyo nexo de unión con la película aparece representado en la figura de Menéndez Pidal en su papel de asesor cinematográfico.
Pero el mito del Cidparte de una tradición más antigua que se remonta ya a la Edad Media, donde comenzó en la memoria colectiva plasmada en la creación de una literatura de exaltación de un héroe castellano, en un ambiente de guerra y frontera durante los siglos XII, XIII y XIV, en glorificación idealizada de una visión feudal y grandiosa de Castilla.
 Hay que entender ya a este Cid como un héroe, y por tanto como”una de las mil caras de Dios” que no existe como ser humano, sino como un ayudante de la labor moralizante de Dios. Los héroes, y con ellos el Cid, son fundamentadores arquetípicos de un orden que así se justificaba. Son creadores de leyes y normas, de vida social, y en ella reafirman el orden general y los estatutos personales y de grupo. Héroes literarios que pueden responder a seres humanosexistentes, admirados porque alcanzan la excelencia.
En consecuencia el Cid heroico interesa como fuente para analizar la literatura, pero sobre todo la ética del momento, porque el "Héroe es quien logra ejemplificar con su acción la virtud como fuerza y excelencia". La virtud entendida como un comportamiento socialmente admirable, en el que los hombres reconocen su ideal activo de dignidad.
El...
tracking img