Crónica modelo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1241 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
De tacones rojos.
“Todo mundo preparado y listo”, esas fueron las únicas palabras que alcanzó a escuchar antes de salir a la pasarela y en su cabeza todo estaba en blanco.
Las luces se apagaban y unos proyectores apuntan hacia lo que serían los 30 segundos más largos de su vida, las figuras y luces de colores anunciaban la mezcla de belleza, glamour y moda que más de 250 personas esperaban.La música empieza a sonar y a Esperanza Roa los tacones rojos le tallaban, los dedos retraídos ya no los sentía y por tenerlos tan apretados al estar de pie, le empezaron a temblar las piernas. Saber que esto no le ocurría antes cuando eran los tacones de su mamá los que tenía puestos. “Que linda es mi familia, siempre apoyándome desde chiquita con todo esto, los extraño a cada momento”. Lo únicorojo que a Esperanza le gusta son las rosas y, aunque tienen espinas, no tiene que andar obligatoriamente sobre ellas.
Su cabello café y negro, aun caliente por la plancha, aumentaba su temperatura corporal y el temblor en sus piernas blancas y largas aun no cesaba; esta hermosa mujer tenía ganas de llorar, pero, como buena santandereana, peleando consigo misma, le da órdenes a su cuerpoimaginándose unos letreros… “se prohíbe sudar”, “no te vas a caer”, “deja de temblar ya”, “desde hace un año no voy a un hospital, no quiero ir ya “.
Estar detrás de pasarela es un caos organizado, la zona de maquillaje dejan en el aire los aromas exóticos, relajantes y revitalizantes de productos de la empresa Natura y la zona de peinado a pelo quemado y laca. En las paredes el nombre de las modelos enunas cintas y debajo, colgadas en percheros, prendas de ensueño diseñadas por Esteban Cortázar, pero al alcance de las colombianas en diez puntos de venta al día siguiente.
En su perchero una muda más, que ante los ojos de los espectadores, como si fuese un acto de ilusión retardado, tendría que ponerse en dos minutos para volver a salir a la pasarela.
Pechos, glúteos, mujeres en hilo dental pordoquier, blancas, morenas, amarillas… el paraíso de cualquier hombre, pero el terror de la mujer que aun no haya superado la pena.
“¿He pero tan chistoso?” comenta mientras baja la mirada y toca sus tiernos y pequeños labios con su mano derecha, “cada muda tiene una foto del día del ensayo, y según esto esos son los tacones ¿será que engordé?”.
En ese mundo tan superficial, donde la modelo estáobligada a tener un buen cuerpo después de largas jornadas de ejercicios, dietas balanceadas y mucha disciplina, Esperanza resulta ser la mujer para la cual el amor no es superficial, que le gusta los abrazos y que le besen “el cuellito”, que entre vino y cerveza prefiere la cerveza, a la que le encanta el arequipe, la comida coreana y, de vez en cuando, trasnochar en su casita o rumbeando; peroengordar en dos días sería un milagro.
Al otro lado del grupo de modelos se escucha decir “Todas listas… como lo habíamos ensayado”, “La verdad, lo único que vi fue la cabeza de una persona con unos audífonos grandes y micrófono desaparecer detrás de unos de los paneles, indicando que ya habíamos empezado”.
Su sueño en segundos estaba por cumplirse, ya las dos primeras modelos están enpasarela, de seguro reconocidas por diferentes diseñadores de nivel internacional, pero para Esperanza sería la primera vez después de muchos regaños, caídas y llantos.
Parada en el marco, antes de la salida, tuvo tiempo de acordarse que en Bucaramanga en la Academia de Reinas y Modelos Clímaco Otero Reyes inició su carrera y que hoy, después de tanto tiempo, no seguiría con su desconfianza y recordandola coreografía, ingreso caminando a la pasarela por el lado derecho.
Su corazón estaba a mil pero no por miedo, era la adrenalina del momento. Cada vez un pie delante de otro, moviendo la cintura de lado a lado y con la mirada siempre al frente. El viento movían su cabello hacia los lados y hacia atrás, sus manos, que al inicio estaban metidas en el pantalón, salieron con el ritmo del caminar....
tracking img